Coronavirus

Inmunidad transitoria al Covid: ¿por qué perdemos los anticuerpos?

  • Los datos del estudio del Instituto de Salud Carlos III aseguran que un 14% de la población que antes daba positivo por anticuerpos los ha perdido

Aún falta tiempo para que los estudios científicos de datos certeros sobre la inmunidad de coronavirus. Aún falta tiempo para que los estudios científicos de datos certeros sobre la inmunidad de coronavirus.

Aún falta tiempo para que los estudios científicos de datos certeros sobre la inmunidad de coronavirus.

Ni intocables ni inmunes. Los últimos datos del estudio de serología que está realizando el Instituto de Salud Carlos III de Madrid junto con el Ministerio de Sanidad vienen a confirmar lo que antes era una sospecha: no se garantiza que pasar la Covid-19 impida volver a contagiarse por coronavirus. O al menos no todo el mundo. O al menos no toda la vida. Un 14% de los casos que fueron positivos en anticuerpos de la enfermedad en la primera ola del estudio ya no los tienen. Los han perdido.

El dato viene a refrendar las muchas dudas que había sobre si realmente coger el coronavirus inmunizaba de por vida. Y es que en torno al virus que tiene en vilo al planeta hay muy pocas certezas. Ni la distancia de dos metros entre personas parece ya segura.

El Ministerio de Sanidad ya ha pedido prudencia: que nadie se confíe porque puede que no exista ningún escudo de glóbulos blancos que proteja del virus. Para cierta tranquilidad, es posible que la inmunidad por la existencia de IgG en los organismos no es la única manera: cada vez cobra más fuerza la hipótesis de que la protección podría venir de la inmunidad celular, que no es la que se detecta con los test serológicos y que, por tanto, es una perfecta desconocida en cuanto a su impacto real. Según Margarita del Val, viróloga e inmunóloga del CSIC, el SARS-COV-II es probablemente “uno de los virus en los que más colabore la inmunidad celular”.

La teoría dice que esta reducción o desaparición de anticuerpos del coronavirus es algo habitual en otros virus. La experiencia dice que la inmoglobulina suele caer a niveles incluso no detectables, y aunque en otros muchos casos sí permanezcan durante años o incluso durante toda la vida, no parece que en esta ocasión ocurra así.

Sin embargo, el hecho de que no existan anticuerpos no quiere decir que el organismo esté desprotegido. Como aseguraba Del Val, y corroboran otros expertos, es muy probable que permanezcan los linfocitos de memoria y una protección a nivel celular, que permitirían reproducir los anticuerpos si se produjese una nueva infección.

En cualquier caso, como casi todo con el coronavirus, no hay certezas hasta que, con tiempo, se sigan haciendo estudios científicos que permitan acercar la cura y la vacuna a algo más que la teoría. Entretanto, los datos del Instituto de Salud Carlos III en la tercera y última oleada de su estudio sobre seroprevalencia en España vienen a decir que casi el 95% de los españoles no tiene anticuerpos (aunque eso no quiere decir que no hayan pasado la enfermedad).

Las tasas de contagios registrados en el estudio ENE-COVID en Andalucía han sido del 1,2% en Huelva, del 2,6% en Cádiz, 2,7% en Sevilla y Córdoba, 3,4% en Almería, 3,5% en Granada, 3,6% en Málaga y 4,4 en Jaén, todas por debajo del 5,2% de la media nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios