🌧️ La lluvia acaba de un plumazo con el buen tiempo en Sevilla

Sucesos

Libre sin poder salir de España el cirujano demandado por la muerte de una paciente

  • Si no cumple las medidas cautelares incurrirá en un delito de quebrantamiento o desobediencia

Salida del cirujano Javier Alejandro Masso del Palacio de Justicia de Cartagena

Salida del cirujano Javier Alejandro Masso del Palacio de Justicia de Cartagena

El cirujano demandado por homicidio imprudente por la familia de una mujer de Alcantarilla (Murcia) de 39 años que murió un mes después de ser sometida a una lipoescultura en una clínica privada de Cartagena ha quedado libre pero sin el pasaporte y con la prohibición de salir de España tras declarar este miércoles ante la juez de guardia de la ciudad portuaria.

Tras presentarse en los juzgados voluntariamente después de que en la tarde de este martes la magistrada dictara una orden de búsqueda y detención tras no ser localizado con una citación judicial el lunes, lo apercibe de que incurrirá en un delito de quebrantamiento o desobediencia si no cumple esas medidas cautelares impuestas, solicitadas por la acusación particular.

Según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia, no se pronuncia sobre la inhabilitación del facultativo, como pretendía también la acusación ejercida por El Defensor del Paciente, al entender que solo está prevista en derecho penal como pena tras una condena, como la absoluta y especial del artículo 33, no entre las medidas cautelares, que además de proporcionales han de ser excepcionales y subsidiarias, argumenta.

"Al derecho administrativo le corresponde desempeñar un papel preventivo y sancionador de primer grado, y conforme al principio de intervención mínima, la sanción penal debe reservarse para aquellas conductas que pongan el bien jurídico protegido en una situación de peligro suficientemente relevante", pues lo contrario supondría invertir "el proceso lógico establecido en la actuación penal y administrativa", añade en su resolución.

La titular del juzgado de instrucción número 2 de Cartagena, en funciones de guardia, acuerda por último inhibirse a favor del juzgado que resulte competente por la fecha en la que tuvo lugar la intervención quirúrgica (2 de diciembre) que derivó en las lesiones que llevaron al fallecimiento de la mujer el pasado 1 de enero.

Murió en la unidad de cuidados intensivos del hospital público cartagenero Santa Lucía, a la que fue trasladada desde la clínica privada Virgen de la Caridad, donde fue operada, por las múltiples perforaciones y lesiones en el riñón, el hígado, el duodeno, el colon y el intestino que presentaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios