Contenido patrocinado

Un respiro para el galope sanluqueño

  • Acostumbrada a cambiar su ritmo y fisionomía durante los ciclos de Carreras, Sanlúcar de Barrameda ha dejado en suspenso el 175 Aniversario

  • La Covid-19 deja sus arenas huérfanas de centauros

Un momento de las Carreras de Sanlúcar de la edición pasada.

Un momento de las Carreras de Sanlúcar de la edición pasada.

Las Carreras de Caballos de Sanlúcar hubiera podido ser el gran evento cultural, deportivo o religioso que se hubiera celebrado en España desde la llegada de la pandemia del coronavirus, que obligó a suspender otras fiestas como las Fallas, la Semana Santa, la Feria de Abril, El Rocío o el descenso del Sella. Todos permanecían a la espera de la autorización de las autoridades competentes viendo reducida su actividad a únicamente tres jornadas: 18, 21 y 28 de agosto. Pero no pudo ser...

Este año se cumplia el 175 Aniversario de este gran evento histórico, de aquellas carreras –las que comienzan cuando cae la tarde con la bajamar– que se van acercando a los dos siglos de existencia y que, actualmente, están declaradas de Interés Turístico Nacional e Internacional y Medalla de Oro de Andalucía a la Proyección 2020.

Las fechas siempre han atendido al calendario de mareas, ya que los días de los ciclos tienen que coincidir con una buena bajamar para que los caballos puedan competir en la playa con superficie de orilla suficiente. Esta edición tan especial ha dejado sin huellas la arena mojada de este singular hipódromo al aire libre, sobre todo cuando el mar se retira entre las playas de Bajo de Guía y Las Piletas.

La Sociedad de Carreras de Caballos, que es la entidad organizadora de este evento, tenía prevista numerosas actividades. De hecho, el programa de acciones, entre el que destacaba el cartel anunciador de las Carreras, obra de Luis Gordillo, estaba coordinado por Paco Pérez Valencia, y hubiera combinado desde iniciativas muy atractivas en las que se vinculaba el Mercado de Abastos y los comercios de la ciudad hasta una carrera con jinetes vestidos de época, un mapa de tapas, una proyección de un video-mapping con imágenes inéditas, la edición de un libro conmemorativo o la ejecución e instalación de una escultura conmemorativa.

Se habría obtenido un impacto económico mayúsculo, a tenor de los datos del pasado año. "Según un informe de Turismo Andaluz, de los asistentes a las Carreras en 2019 no sanluqueños, el 6,1% es extranjero y más del 70% de fuera de Andalucía, con un gasto turístico total de 3,9 millones de euros", aseguró el presidente de la sociedad, Rafael Hidalgo García de Velasco.

Este esperado evento anual –que en 2019 acogió a casi 300 millones de personas– se combina con un atractivo entorno natural inimitable que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo; goza de 175 años de historia que sirve de unión a varias generaciones de cuidadores y jockeys de la misma familia, solo interrumpida por circunstancias muy puntuales como la Guerra Civil y, ahora, la crisis sanitaria del coronavirus.

Detalle de las carreras de 2019. Detalle de las carreras de 2019.

Detalle de las carreras de 2019.

Un poco de historia

Con la influencia británica de los espectáculos anuales de Ascot y Epsom, e indudablemente vinculados a Inglaterra por motivos comerciales, fundamentalmente el vino, los precursores de las Carreras fundaron esta singular competición en 1845. Aunque dotadas de oficialidad desde los inicios por las autoridades municipales, por ser un gran reclamo para la atracción del turismo, las carreras de caballos fueron promovidas y organizadas por una sociedad constituida inicialmente por dieciséis socios fundadores, ligados, como se ha dicho, al mundo vinícola, y algunos de ellos también con títulos nobiliarios.

En la actualidad, es también una sociedad la que promueve las carreras, aunque durante casi un siglo fueron organizadas por el propio Ayuntamiento, hasta que en 1981 un grupo de aficionados comprendió la necesidad de refundar la Real Sociedad de Carreras de Caballos y desvincular al Ayuntamiento de su organización.

La ocasión siempre se ha presentado como una oportunidad para conocer Sanlúcar de Barrameda, una ciudad señorial enclavada en la desembocadura del Guadalquivir, el río grande de Andalucía y muy marcada por su vinculación con los viajes colombinos al Nuevo Mundo. Desde Sanlúcar, partió Cristóbal Colón en su tercer viaje a las Américas y también fue testigo de la épica gesta de Magallanes y Elcano en la primera circunnavegación.

Su prosperidad económica le llega con el comercio americano y, de nuevo, con influencia de la aristocracia y las empresas bodegueras, que impulsaron su economía y su cultura, una herencia que ha marcado para siempre la trama urbana de esta hermosa ciudad. Las carreras son además una oportunidad estupenda para disfrutar de la gastronomía, presidida por la manzanilla –el vino por excelencia de la tierra– y los langostinos de Sanlúcar. Algo de lo que, sin duda, y por el momento, se puede seguir disfrutando.

Cartel de este año. Cartel de este año.

Cartel de este año.