Televisión

Jesús Carroza: "En 'El día de mañana' suena el andaluz y el catalán"

  • El joven actor sevillano es un inspector de la Policía Nacional en la Barcelona de los 70 en la serie de Movistar +

Jesús Carroza y Oriol Pla, los protagonistas de la serie 'El día de mañana' Jesús Carroza y Oriol Pla, los protagonistas de la serie 'El día de mañana'

Jesús Carroza y Oriol Pla, los protagonistas de la serie 'El día de mañana' / Movistar

Mateo Moreno es el policía de la brigada político-social que atrapa para sus intereses al protagonista de El día de mañana, Justo Gil, que interpreta Oriol Pla. El actor sevillano Jesús Carroza, Goya revelación por Siete vírgenes, encarna a este inspector en la Barcelona del tardofranquismo, presionado por sus superiores para atajar células comunistas entre los niños bien de la capital catalana. El día de mañana, de Mariano Barroso, adaptación de la novela de Ignacio Martínez de Pisón, está siendo la serie propia de Movistar + con más repercusión entre crítica y público.

–¿Su policía es tan arribista en una España tan cambiante como Justo, ese buscavidas protagonista?–Los dos no tienen familia y quieren prosperar. De ahí parte la atracción entre los dos, que son ambiciosos, para aprovecharse el uno del otro. Mateo, que es huérfano, agradece al régimen todo lo que ha hecho por él. Se siente en deuda con Franco, pero va comprendiendo que la dictadura se viene abajo.

–¿Un personaje así le saca lo peor que lleva dentro?–Sacas sensaciones de cinismo, de escepticismo. Mi personaje puede estar haciendo el mal, pero él está convencido de que es su responsabilidad y que está bien lo que hace.

–¿El día de mañana le ha permitido conocer una época crucial más de cerca?–Por supuesto. Para mí son unos años que he conocido por los libros y en esta serie es una época que se ha recreado muy bien en las calles, en la ropa. Te lleva a indagar en la Barcelona de finales de los 60, de esa España que parece que está tan lejos...

–Con el Justo ficticio tiene una relación de afecto-odio.–Comienza con una relación de chantaje y termina siendo un obsesión personal. Ambos emprenden un camino inevitable hacia la democracia, es un cambio que afectará a todos, porque esta es una historia coral. Justo y Mateo se identifican entre ellos porque son unos supervivientes natos en una Barcelona muy difícil.

–Grababan en una Barcelona real, el pasado año, donde también se vivía la crispación en las calles.–Había manifestaciones en las mismas calles que rodábamos. Se notaba el ambiente agrio.

–Su personaje mantiene un acento andaluz muy cerrado y reconocible.–Me puedo permitir hablar con mi acento natural. Es un sevillano que emigró de pequeño a Cataluña. En esta serie suena el andaluz y el catalán, es el mestizaje de Barcelona que habrá quien no quiera reconocerlo, pero que estuvo y está ahí.

–¿Cómo es Mariano Barroso como director?–Muy detallista. Tiene una excelente relación con todos, dejaba que improvisáramos para que surgieran aspectos secundarios. Te hacer ver ese detalle que lo mejora todo.

–¿En una serie de Movistar + hay mucha diferencia con una cadena en abierto?–La diferencia es que tienes más tiempo para trabajar una ficción y eso se nota ante el público. Ha venido muy bien este impulso.

–Aunque El día de mañana es una novela cerrada ¿habría posibilidad para una secuela?–Lo veo difícil. Siempre se pensó como una historia cerrada, siguiendo el texto.

–En Estados Unidos, si es necesario, extienden las series mucho más allá de la literatura.–Allí son capaces de lo que sea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios