TV-Comunicación

'El juego del calamar', ¿un juego de niños?

'El juego del calamar', ¿un juego de niños?

Hay juegos que no son para niños, aunque lo parezcan. El pollito inglés, las canicas o el juego de la soga son entretenimientos que se llevan practicando durante décadas, aficiones para los más jóvenes que se han tornado en preocupación para el profesorado debido a la aclamada serie de Netflix, 'El juego del Calamar'.

Las nuevas tecnologías no hacen más que poner a disposición de los adolescentes multitud de contenidos que, a veces, no son apropiados y pueden llevar a una conducta agresiva. Esto es lo que según una profesora se está viendo entre los alumnos de su centro educativo. Tras el nombre de @piruletadementa, la docente habla sobre niños jugando a ser protagonistas de la serie, niños que simulan disparos y estar muertos, una imagen que produce "un escalofrío por el cuerpo".

Indignación en las redes sociales

La controversia no ha hecho más que empezar en redes sociales como Twitter. Cientos de comentarios muy dispares en los que también se critica la visión de unos padres que a lo mejor están dando demasiadas libertades a sus hijos. La serie, originaria de Corea del Sur, tiene sexo, violencia y drama, un drama que se ha trasladado a los mayores al ver que sus pequeños pueden estar asimilando la ficción como algo de lo más real.

"Así no molestan, están entretenidos y no incordian", "vaya sociedad estamos creando" y alguno aún se pregunta "¿qué es el juego del calamar?" o "¿dónde estarán los servicios sociales?". Cientos de reflexiones y una única realidad; las precoces autonomías. Los niños dejan de serlo demasiado pronto y lo que antes era un simple e inocente juego de recreo, ahora se ha convertido en toda una amenaza.

Control parental

De nada sirve echar las culpas a un menor. Los padres y madres deben tomar conciencia sobre un problema que cada vez se hace más presente en la sociedad. No se debe actuar con celeridad y, por ejemplo, en el caso de Netflix y contenidos audiovisuales no hace falta más que usar el control parental.

Ve a tu cuenta de Netflix. Selecciona "Configuración" y accede al "Control parental" del perfil que quieras bloquear. Activa "Bloqueo de perfil". Introduce la contraseña de tu cuenta de Netflix y marca la casilla "Solicitar un PIN". Unos simples pasos que harán más productiva y segura la vida de los niños. Tómenselo como un juego. Jueguen a ser padres.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios