Toros

La Mezquita que no pudo inaugurar Manolete

  • La plaza de toros de Melilla, único coso en África, cumple 71 años

La plaza de toros de Melilla, conocida como La Mezquita del toreo. La plaza de toros de Melilla, conocida como La Mezquita del toreo.

La plaza de toros de Melilla, conocida como La Mezquita del toreo. / Archivo

La plaza de toros de Melilla, bautizada como La Mezquita del toreo por el crítico taurino Gregorio Corrochano, de estilo neobarroco, se inauguró oficialmente el 6 de septiembre de 1947 con un cartel compuesto inicialmente por Gitanillo de Triana, Manuel Rodríguez Manolete y Pepín Martín Vázquez. Un cartel que sufrió modificaciones, ya que Islero, de Miura, hería mortalmente a Manolete unos días antes, el 28 de agosto en Linares y el monstruo cordobés no pudo inaugurar La Mezquita.

Los empresarios trabajaron en la sustitución de Manolete, un mito cuya desaparición desgarró no solo el corazón de los aficionados, sino que conmocionó a España entera. También se caía del cartel Pepín Martín Vázquez, quedando definitivamente la corrida inaugural oficial con cuatro toreros y ocho toros:Domingo Ortega, Gitanillo de Triana, Luis Miguel Dominguín y Agustín Parra Parrita, quienes lidiaron astados de Buendía-Santa Coloma.

Cuando se cumplen 71 años, en la corrida de esta edición, Padilla, que se ha despedido de este coso consiguiendo los máximos trofeos, y Fortes han salido a hombros, entre tanto Cayetano ha cortado una oreja a un buen encierro de Manuel Blázquez.

La plaza de Melilla, de segunda categoría, preciosa, a la que cuidan de manera esplendorosa, cuenta con un aforo de unos 8.000 espectadores y un ruedo de 50 metros. En la fachada, restaurada en varias ocasiones, predominan los colores blanco y ocre y en su interior destacan las gradas pintadas de blanco. A día de hoy es el único coso con actividad taurina en África, donde entre otros cosos se contó con una decena hasta el siglo pasado, destacando entre otros los de Ceuta, Mozambique, Orán y Tánger. Por la plaza de Melilla han pasado las máximas figuras de cada época.

Además del ambiente festivo que se respira en la ciudad autónoma ante el festejo, la corrida de hoy incidirá muy positivamente en la economía de la ciudad melillense, al igual que sucedió el año pasado en el que, según Aplausos, el festejo, organizado por Rafael Tejada y que contó con Juan Mora y Ferrera, en mano a mano, generó un impacto económico de 1’65 millones de euros en la ciudad, que se quedó sin disponibilidad de plazas hoteleras ni billetes de avión durante tres jornadas consecutivas y se logró un incremento sobre la ocupación media de estancia en la ciudad de más de un 50%, lo que supuso una inyección económica directa de más de 45.000 euros, más otros 30.000 de gasto inducido.

Cabe señalar que antes de la inauguración oficial, en concreto el 8 de septiembre de 1946, aún sin finalizar las obras –quedaban los palcos, cubiertas y los arcos por construir, tan sólo se pusieron a la venta, localidades de tendido, contrabarrera y barreras– se celebró una corrida con Pepe Luis Vázquez, Rafael Albaicín y Pepín Martín Vázquez, quienes lidiaron astados de Antonio Pérez de San Fernando. Yantes de La Mezquita del toreo hubo cuatro plazas en Melilla;la primera de ellas, en terrenos de La Alcazaba, que se inauguró en 1892.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios