Toros

Paulita, que sale a hombros, y El Cid cumplen en Valdemorillo

El Cid, quien comienza este año una nueva etapa apoderado por Marcos Sánchez Mejías. El Cid, quien comienza este año una nueva etapa apoderado por Marcos Sánchez Mejías.

El Cid, quien comienza este año una nueva etapa apoderado por Marcos Sánchez Mejías. / juan carlos muñoz

Plaza de valdemorillo Corrida de Monte La Ermita, con el hierro de Carmen Segovia y de procedencia Torrestrella, desigualmente presentada y en la que descollaron por su buen juego primero y quinto. TOREROS: Manuel Jesús 'El Cid', de azul y oro. Casi entera (oreja). Casi entera y dos descabellos (oreja). Luis Antonio Gaspar 'Paulita', de azabache y blanco. Estocada (saludos tras ovación con algunas protestas). Estocada (dos orejas). Iván Fandiño, de verde y oro. Estocada y descabello (saludos tras ovación con aviso). Media y dos descabellos (ovación tras saludos). INCIDENCIAS: Plaza de toros de Valdemorillo. Sábado 4 de febero de 2017. Primera de la Feria de San Blas de Valdemorillo, con homenaje a Víctor Barrios. Tres cuartos de entrada. Se guardó un minuto de silencio por Pedro Saavedra, fallecido el pasado viernes.

Comenzó la temporada con la primera de la Feria de Valdemorillo con un minuto de silencio en memoria de Pedro Saavedra, taurino luchador y uno de los impulsores para que este ciclo se consolidara en la localidad serrana. Ahora, con la confortable plaza cubierta, los estragos invernales -incluido el temido viento- han desaparecido para bien del espectáculo.

El zaragozano abre la Puerta Grande y el sevillano corta una oreja en la primera de feria

Junto a ese merecido homenaje, la otra nota en el paseíllo la aportaba El Cid, quien desfilaba descubierto al estrenarse en esta plaza a sus 42 años y tras dieciséis de alternativa en una nueva etapa que ha comenzado este año con Marcos Sánchez Mejías como apoderado.

De la terna compuesta por El Cid, Paulita e Iván Fandiño, los dos primeros se alzaron como triunfadores del festejo, cortando el sevillano una oreja y el zaragozano dos, mientras que el vasco no consiguió premio alguno. Como materia prima lidiaron un encierro de Monte La Ermita, con el hierro de Carmen Segovia y procedencia Torrestrella, desigualmente presentado y en el que destacaron por su calidad los lidiados en primer y quinto lugares.

El Cid dejó una grata impresión. Con quietud, toreó con despaciosidad y cadencia, especialmente con la diestra, a su primer toro, de gran calidad, que repetía con prontitud y nobleza y tuvo como contrapunto una notable flojedad. El saltereño mató de una estocada casi entera y fue premiado con una merecida oreja.

Con el manejable cuarto, El Cid realizó una labor con altibajos, descollando algunos derechazos y pases de pecho. El diestro sevillano, a cambio de un pinchazo, estuvo a punto de ser corneado en el pecho. Despachó a su oponente con otra estocada y dos descabellos.

Paulita consiguió dos trofeos del buen quinto toro. El zaragozano realizó una faena en la que prevaleció la pinturería y en la que brilló especialmente en una serie diestra, con muletazos profundos. Por el izquierdo, descendió la intensidad. El aderezo de cambios de mano y remates, más una estocada eficaz fueron decisivos para el doble premio, que resultó generoso.

Paulita, tras un susto al quedarse al descubierto por una caída a la salida de una chicuelina, realizó una labor con excesivos enganchones al segundo, que se quedaba corto.

Con Iván Fandiño se rondó el drama en la suerte suprema cuando el tercer toro, de pésima condición, a cambio de la estocada, le lanzó un derrote seco, tras el que el diestro vasco cayó en la arena. Afortunadamente, no hubo cornada y pudo rematarlo con un golpe de verduguillo. El diestro vasco se había mostrado valiente y porfión con este pésimo ejemplar.

Iván Fandiño brindó su faena al padre de Víctor Barrios, al que un toro mató en la pasada Feria de Teruel y a quien se rinde homenaje en ésta de San Blas. El torero de Orduña se entregó en una labor discreta, consiguiendo los mejores pasajes por el pitón derecho, el mejor de un toro pronto, pero que embestía a media altura.

El festejo se cerró con la salida a hombros de Paulita y una gran ovación a El Cid, dos toreros que presentaron sus credenciales y cumplieron en la tempranera Feria de Valdemorillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios