Una corrida 'monstruo' en la 60 edición de la Goyesca

José María Manzanares, Cayetano y Alberto López Simón, en su salida a hombros de la plaza de Ronda.
José María Manzanares, Cayetano y Alberto López Simón, en su salida a hombros de la plaza de Ronda.

11 de septiembre 2016 - 01:00

REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE RONDA : Toros de Passanha para rejones y Garcigrande para la lidia a pie, el séptimo como sobrero de regalo, bien presentados y de buen juego.

TOREROS: Manuel Manzanares, ovación; José María Manzanares, ovación y dos orejas tras aviso; Cayetano, oreja, ovación tras aviso y dos orejas en el sobrero que regaló; López Simón, oreja y oreja.

Irene Martín Moya RONDA

El arrebato de Cayetano lo llevó a pedir el sobrero de regalo que sumaba el octavo toro lidiado en la 60 edición de la Goyesca. Manzanares había desorejado al quinto de la tarde y López Simón había cortado una oreja a cada toro de su lote. El de Ronda solo había cortado una oreja al tercero así que ya oscureciendo lidió al último toro al que le cortó las dos orejas convirtiéndose en el triunfador numérico de la tarde.

No terminó el festejo en el séptimo porque Cayetano pidió al presidente desde el ruedo el sobrero de regalo. Lo saludó con una larga cambiada en el tercio en un recibo de capa muy variado. Por chicuelinas al caballo de nuevo y el 'quite de Ronda'. Le brindó el toro a sus compañeros de cartel y se le vino el toro al que hizo un recorte con la muleta plegada. Luego estatuarios y una faena con ligazón que cerró con pases por alto de rodillas y el público en pie. Tras la estocada el presidente sacó los dos pañuelos a la vez.

Cayetano salió a por todas en su primer toro. Lo saludó con un afarolado para luego continuar con verónicas genuflexas y rodilla en tierra. También galleó al caballo. Inició la faena de muleta de rodillas en el tercio, toreando en redondo, en el momento de mayor transmisión. El castaño tuvo un buen pitón izquierdo pero se entendió mejor con él por el derecho. El animal hizo por él y lo alcanzó sin consecuencias cuando en un desplante le tiró un beso. El final, a dos manos y por abajo para colocarlo en la suerte suprema que realizó a la perfección matando de un estoconazo. Paseó una oreja.

Cayetano pinchó una faena llena de detalles al quinto. Lo recibió sentado en el estribo por verónicas rematando con una serpentina en los medios. Con la muleta el animal le embistió por dentro en el inicio por alto. Desarrolló su labor por el derecho y tiró la espada para torear al natural. De uno en uno y en el final, ya con el toro apagado, cobró todo mayor importancia pero la espada entró al tercer intento y saludo una ovación.

José María Manzanares pinchó una bonita faena al primero de la lidia a pie. Lo saludó con verónicas en perpendicular a las tablas que subieron el nivel del festejo. Luego sobresalió especialmente una tanda de naturales utilizando los vuelos de la muleta. El toro, fuerte de presencia, tuvo buena condición, pero fue rajadito. La segunda estocada fue efectiva y saludó una ovación.

El cuarto se desplazó mucho y Manzanares le dio mucho espacio para lucirlo en el cite. Luego en el embroque fue reuniendo en una faena de mucha exquisitez y temple. Especialmente al natural, durmió el muletazo y alargó la embestida. También los pases de pecho fueron en redondo, en una labor en la que alternó ambos pitones. Como colofón, tras una faena larga y con calidad, situada en los medios, colocó al toro en perpendicular a las tablas ya en el tercio para matar recibiendo. Paseó las dos orejas sin discusión.

Menos pesado el tercero y más alto no quiso violencia en el cite. López Simónbrindó al público el toro de su presentación en Ronda. Le imprimió mayor torería y temple a su faena, fundamentada en el pitón derecho y ligando los muletas sin perder pasos. Tras una buena estocada se le pidieron las dos orejas pero solo le concedieron una.

López Simón le arrancó otra oreja al sexto, un toro muy venido a menos, metido entre los pitones, incluso de rodillas con los pitones en la cara, en un final que puso al público en pie. Lo había recibido con alguna verónica rodilla en tierra. Pinchó con la espada en un primer intento pero no le privó del premio entre gritos de 'torero, torero'.

Manuel Manzanares realizó una faena tibia al toro de Passanha que abrió plaza en la 60ª edición de la Goyesca de Ronda. Pinchó en un primer intento y saludó una ovación.

Lo último