Toros La tertulia taurina del Alabardero entrega sus premios

  • El diestro sevillano Pablo Aguado y el ganadero Victorino Martín, galardonados por la mejor faena y mejor toro de la pasada Feria de Abril

Foto de familia con premiados y organizadores del acto. Foto de familia con premiados y organizadores del acto.

Foto de familia con premiados y organizadores del acto. / G. T. A.

La Taberna del Alabardero acogió el pasado miércoles la entrega de la edición número 19 de sus premios taurinos. Estos galardones los concede la tertulia taurina 'Los Toros en la taberna', fundada hace dos décadas en la emblemática escuela de hostelería, que está formada por aficionados y profesionales vinculados al mundo del toro.

El diestro Pablo Aguado recogió premio a la Mejor Lidia y Muerte por "la elegante y medida faena, llena de clasicismo y profundidad", realizada el 10 de mayo durante la Feria de Abril de 2019, al primero de sus toros de nombre 'Cafetero', negro, de 549 kilos, número 22 de la ganadería de Jandilla. El torero sevillano ya fue distinguido por la tertulia en la pasada edición con el premio al Detalle torero.

El ganadero Victorino Martín, que también fue premiado en pasadas ediciones, recogió el premio al Toro de vaca por 'Petrolero', cárdeno bragado, de 545 kilos, herrado con el número 115, y lidiado por Antonio Ferrera en la corrida del 4 de mayo.

El premio al Detalle Torero en esta edición ha sido concedido ex aequo al banderillero Fernando Sánchez, de la cuadrilla de Ferrera, y al picador Juan Antonio Carbonell, de la cuadrilla de Pepe Moral. El jurado valoró «el soberbio par de banderillas prendido al toro 'Paquetillo', de Victorino Martín en la corrida del 4 de mayo", así como el "magnífico puyazo, citando con el caballo, al toro 'Mirador', de El Pilar en el festejo celebrado el 7 de mayo". El banderillero Antonio Alfonso Martín recogió el premio en nombre de Fernando Sánchez, mientras que fue el propio Juan Antonio Carbonell quien recibió el suyo.

El premio al Recuerdo fue en esta edición a la legendaria ganadería de Pablo Romero, que "durante más de un siglo y bajo la tutela de cuatro generaciones de la familia De Pablo Romero, desde las tierras del Aljarafe sevillano y las Marismas del Guadalquivir, representó la quintaesencia del trapío, del toro bonito y encastado, y protagonizó páginas memorables de la historia de la tauromaquia". Esta distinción la recogió María del Carmen Rojas, mujer de Jaime Pablo Pomero.

Por último, el premio Memorial Luis García Caviedes al Fomento de la Cultura Taurina lo recogió Emilio Ponce, director general de la Fundación Caja Rural, institución premiada por «su constante apoyo a la Fiesta de los Toros, destacando su relevancia para el medio rural ligado al campo bravo, y su mecenazgo a cuantas expresiones culturales y artísticas se desarrollan en torno a la tauromaquia».

En el acto, celebrado en los previos de la Feria de San Miguel programada este fin de semana en la plaza de toros de Sevilla, estuvo presente el creador de la Taberna del Alabardero y de su escuela de hostelería, el conocido sacerdote Luis de Lezama que recordó los orígenes del establecimiento hostelero ligados a los maletillas acogidos en sus tiempos de párroco en Chinchón o Vallecas.

La entrega de premios, presentada por el comunicador José Antonio Esquinas, contó también con la presencia del delegado de Gobernación y Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Carlos Cabrera, el secretario general de Interior y Espectáculos Públicos de la Junta de Andalucía, Miguel Briones, y fue clausurada por Juan Antonio Martínez Troncoso, presidente de la tertulia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios