Vivir

El arte, un motor para la donación de médula ósea

  • La nueva muestra de Mariano Luque refleja, mediante prospectos y cajas de medicamentos pintados, el mundo de un enfermo de leucemia

Un Anclaje a lo Instantáneo es la segunda muestra de la serie de exposiciones 180º Arte y Leucemia, una serie de exhibiciones en las que el artista Mariano Luque propone al espectador adentrarse en el cambio que se produce en la vida después de ser trasplantado de médula ósea. Un canto a las ganas de seguir agarrado a la vida, de abrazarla y vivirla con intensidad, de disfrutar de una existencia más rica y llena de matices. Hoy se abrirá al público en la Galería 1 de 7 y permanecerá hasta el 23 de marzo (inauguración oficial el viernes 9 a las 20:00).

La exhibición crea un diálogo entre el artista y el espectador a través de la expresión plástica y la escritura que transmiten emociones a modo de ancla con el momento presente mediante motivos vegetales, paisajes inventados, pequeños pájaros o unas pocas palabras. Obras realizadas sobre cajas de medicamentos o sobre los prospectos que entre textos y explosiones de colores, a modo de metáforas, hablan de la situación y los anhelos de un trasplantado de médula ósea, de la necesidad de enraizar y enlazar de nuevo con la vida habiendo superado la enfermedad, de las casi olvidadas las pesadillas, de florecer a la vida y amarla intensamente.

Se trata también de hacer visible la necesidad de donación de médula ósea imprescindible para el tratamiento tanto de la leucemia como de otras enfermedades hematológicas. A través de esta exposición, se pretende hacer un llamamiento a la concienciación para, en la medida de lo posible, subsanar el problema de la falta de donantes de médula.

"Cuaderno, unos lápices y mi cajita de acuarelas. Después de estar días mirando a la pared sin inmutarme, literalmente, recordé que tengo una habilidad innata para plasmar a través de pinceles y lápices cosas que sólo habitan en mi cabeza. Recuerdos e imaginaciones. Pintar y escribir recordé. E inspirado por un diagnóstico de leucemia y un posterior trasplante de médula ósea, cambié la ironía de mis cuadros de gran formato por los motivos vegetales, detalles de paisajes inventados y explosiones de color sobre cajitas de medicinas desmontadas. La elección de este soporte me vino como solución, cuando descubrí la obra de la ilustradora Sara Landeta, al qué hacer con la gran cantidad de cajas de medicamentos vacías que voy acumulando", detalla el artista.

Por un lado, estas obras, son un homenaje y un abrazo a la vida, y un anclaje a lo instantáneo. Es una narración del beneficio que supone la creatividad para el bienestar emocional de los pacientes hematológicos. "Y también es un intento de hacer visible un proceso del que a veces no somos plenamente conscientes, por doloroso, hasta que no nos vemos obligados a pasar por él. Por eso hablan al espectador de concienciarse de una realidad cada vez más frecuente, el cáncer hematológico, y de solidarizarse con los enfermos que lo padecen, cuya cura pasa casi siempre, después de un largo proceso de quimioterapia, por el trasplante de médula ósea para lo que es imprescindible la donación por parte de la población sana", insiste Luque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios