Sicab 2018

Homenaje a la Policía en la arena de Fibes

  • El espectáculo inaugural del Salón Internacional del Caballo contó con la Gendarmería Marroquí, la Policía Nacional y la Yeguada Militar

Un miembro de la Yeguada Militar con una cobra de doce caballos. Un miembro de la Yeguada Militar con una cobra de doce caballos.

Un miembro de la Yeguada Militar con una cobra de doce caballos. / Antonio Pizarro

"Me llamo Victoria 33, tengo dieciséis años y ocho hijos y soy una yegua de pura raza española". El speaker le puso voz a las imágenes que salían en la gran pantalla. Hizo hablar a una yegua blanca que sirvió de hilo conductor para los diferentes números que conformaron el espectáculo inaugural del Salón Internacional del Caballo (Sicab), que cumple su vigesimoctava edición en Fibes.

Junto a Victoria, perteneciente a la ganadería de Tomás Osborne, se rememoró la vida del caballo desde décadas pasadas, cuando era imprescindible en las labores agrarias. Un grupo de caballistas de Benacazón sirvieron para explicar la trilla. Es decir, para recordar como los caballos ayudaban a separar el grano de la paja. Un emotivo recuerdo que hizo viajar al medio rural, imprescindible para el sector equino.

También se abundó en ese uso agrario con las ya populares cobras de la Yeguada Militar, situada en Jerez de la Frontera y que celebra su 125 aniversario. 12 caballos blancos y 12 castaños demostraron la maestría de los militares, que volvieron a llevarse el cariño del público un Sicab más. La Real Escuela Ecuestre, que también está en la localidad jerezana, bailó a ritmo de vals por la arena del pabellón. "La fuerza sostenida y la fantasía a caballo", como bien indicó el speaker, de la doma clásica fue la antesala a la primera aparición internacional.

Las postas húngaras, que emularon a la forma de transporte del correo en la antigüedad, recorrieron el recinto gracias a cuatro parejas de jinetes de la compañía francesa Impulsión. A toda velocidad y con un pie en cada montura abandonaron el escenario mientras el público les brindaba una calurosa ovación. Incluida la infanta Elena, presente en el acto.

La pieza instrumental de Shape of you, del londinense Ed Sheeran, sirvió de bienvenida a la Gendarmería Marroquí y a los que han sido sus instructores desde 2014: la Policía Nacional. "El caballo hermana a dos países, a dos continentes y a dos culturas", apuntaron por los altavoces. Seis agentes por cada cuerpo que demostraron una magnífica sintonía sobre sus caballos, realizando un carrusel que incluyó numerosos cruces y espectaculares circunferencias. También trazaron sinuosas curvas los enganches de tradición que sucedieron a los cuerpos policiales. Dos de ellos, de competición, se quedaron unos minutos más en pista para demostrar la velocidad que pueden alcanzar y la pericia que tienen sus pasajeros, que debían tumbarse en las curvas para compensar la inercia del carruaje.

El Alma de la Doma Vaquera de Rafael Arcos, pentacampeón nacional de esta modalidad, permitió de nuevo recuperar el aliento a los presentes, que vivieron una noche de emoción en la primera velada del Sicab. Duró poco la tranquilidad en el rectángulo, pues los volteadores entraron de una esquina a otra cabalgando de las maneras más sorprendentes. Del revés, de pie, haciendo el pino o bajando y subiendo al caballo en marcha. Maniobras que arrancaron los aplausos de la grada y fueron el preludio perfecto para el número final.

Las luces se apagaron y tres caballos negros aparecieron. Sin monturas, riendas o nadie que los mandara. En libertad trotaron por la arena hasta que Santi Serra, ataviado con un traje más propio de domador de leones, empezó a atraerlos con su látigo y su voz. Los caballos obedecieron al instante y se reunieron en el centro de la pista con él. A partir de ahí, y con la música de Fuel Fandango como fondo, Serra pareció hipnotizar a sus animales. Los manejaba a su antojo sin necesidad de tocarlos. Uno a uno fue tumbándolos en el suelo y durmiéndolos. Salieron dos perros, también obedientes, y saltaron con garbo a los caballos acostados. Uno de ellos se levantó y se apoyó en otro para que Serra se subiera en él y realizara una acrobacia de equilibrio que sintetizó a la perfección el binomio hombre-caballo que se pudo ver durante toda la noche en Fibes.

Un espectáculo diario

El show, como si de un desfile de modelos se tratara, devolvió a todos los participantes a la pista para una vuelta de honor. Junto a ellos estaba Victoria 33, que pasó de la pantalla a la realidad, cerrando así el círculo argumental del espectáculo inaugural del Sicab. Hasta el próximo domingo habrá uno por noche, además de los numerosos concursos morfológicos y los centenares de stands que completan un evento que abre sus puertas esperando superar las más de 234.000 visitas del pasado año.

¿Te interesaría recibir en tu correo las claves del día? Suscríbete a nuestra 'newsletter' y empezarás a recibirla cada mañana a primera hora

* indicates required

Privacidad *

Al suscribirme a la Newsletter confirmo que he leído la Política de Privacidad y la Política de Cookies y doy mi consentimiento para el tratamiento de mis datos personales con fines informativos y comerciales

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios