Vivir

Música y humor para hablar de crisis

  • TomaTeatro representa desde el sábado 'Hacerse el sueco', su primer montaje cómico con canciones en directo

Son los responsables de que los más pequeños hayan conocido la figura de don Juan Tenorio y de que los mayores hayan vibrado con Los miserables sin necesidad de desplazarse hasta Broadway. Ahora la Asociación de teatro TomaTeatro regresa a las tablas con la versión musical de Hacerse el sueco, primera comedia original de la compañía. Bajo la autoría de Gustavo García y Nieves Castro, la pieza se puede ver en el auditorio del Colegio Santa Ana (C/ Padre Damián, 2) el sábado y el domingo, el 30 de junio y el 1 y 2 de julio a las 20:00.

Estrenada la pasada temporada, Hacerse el sueco presenta novedades con respecto al año anterior. En esta ocasión, García y Castro han querido usar adaptaciones de canciones conocidas dentro de las tramas de la obra. "Siempre nos ha gustado la idea de darle un giro a esta historia y jugar con la música dentro de ella. Más que un musical, es una obra donde la gente canta. Queríamos demostrar que el grupo alcanza una madurez como compañía, de ahí el querer incluir canciones en la historia", apunta Gonzalo García, director de la pieza, además de responsable de la dramaturgia. Aunque hayan incorporado temas musicales, la esencia de Hacerse el sueco sigue siendo la misma: el reflejo del día a día de muchos a los que la crisis ha obligado a abandonar sus sueños.

La obra habla de una pareja que se decide a superar la crisis con un gran golpe

Los protagonistas, Enrique y Ana, son una pareja que se enamora mientras cursan Turismo en la universidad. Impulsivos y pasionales, como la mayoría de los jóvenes, ambos planean irse a vivir juntos y montar su propia agencia de viajes. Algo que se ve completamente truncado cuando pasan de la ensoñación juvenil a la realidad adulta. Mes a mes deben enfrentarse al pago del alquiler del piso, a las facturas y a una ristra interminable de multas, que abonan como pueden gracias a los trabajos temporales. Pero no son los únicos. La crisis también se ha instalado en su círculo más cercano. Desahucios, insolvencias económica y empleos precarios con retribuciones irrisorias rodean a esta pareja que no para de darle vueltas a la idea de dar un golpe de efecto que cambie su situación, y la de los demás. Entre ellos y sus amigos urden un plan perfecto para poner fin a todos sus problemas y salir de la crisis, aunque no sea de la forma más ortodoxa. Humor, música y una buena dosis de realidad son los pilares de Hacerse el sueco, una obra que en la temporada anterior tuvo mucha aceptación por parte del público.

Avales para su éxito no le faltan a esta compañía. Entre su palmarés cuentan con galardones del XVIII Certamen Nacional de Teatro Amateur de Béjar, del XIII Certamen Nacional de Teatro Amateur de Malpartida de Cáceres y del III Certamen Nacional de Teatro Musical Amateur de la Ciudad de Zafra. Todos ellos con su adaptación de Los miserables. Con este montaje, la compañía vuelve a la comedia después de interpretar éxitos como No te bebas el agua, de Woody Allen, o Maribel y la extraña familia, de Miguel Mihura. Junto a Nieves Castro y Gustavo García se encuentran Fran García, María José Díaz, Mario Boraita, Irene Barrera, Elena Fuentes, Marisa Pérez, Patricia Berbel, Juan Carlos Mancebo, Mamen Ramírez, Juan Núñez y Julio Barranco, que forman parte del elenco de Hacerse el sueco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios