Sergio Dalma

“No adulteraría mi estilo por llegar a un público joven”

  • Sergio Dalma, en plena gira de promoción de 'Via Dalma III', actúa mañana por la noche en el Festival Cita en Mairena, en Mairena del Aljarafe

Sergio Dalma, que actúa mañana en Mairena del Aljarafe. Sergio Dalma, que actúa mañana en Mairena del Aljarafe.

Sergio Dalma, que actúa mañana en Mairena del Aljarafe. / José Ángel García

Comentarios 3

Nos enseñó a juntar los cuerpos a la hora de bailar, se anticipó a Tinder cuando se enamoró de una tal Galilea y ha acercado los grandes clásicos de la canción italiana. A Sergio Dalma le ha dado tiempo a hacer de todo en sus treinta años de carrera. Ahora, en plena gira de presentación de su disco Via Dalma III, el artista llega a Sevilla para ofrecer un concierto mañana a las 21:30 en el Centro Hípico de Mairena del Aljarafe, dentro del Festival Cita en Mairena.

-Este trabajo es su tercer Via Dalma. ¿Qué supone Italia para usted?

-Siempre ha sido un país muy cercano. Estudié dos años el idioma y tuve una beca para estudiar en Siena, pero al final pudo más la música. Siempre ha sido un país que me ha gustado su idioma, su cultura, su gente, su música. No deja de ser un país muy cercano al nuestro.

-Ha afirmado que después de la trilogía se planta pero hay muchos clásicos que se han quedado en el tintero. ¿Eso no le hace cambiar de opinión?

-Desde luego hay repertorio para muchos más discos pero también tengo que seguir con mi carrera y mis trabajos inéditos. Cuando saqué el primer Via Dalma no le puse ni el uno pensando en que se quedaría en ese primer álbum. Es el público el que me ha empujado a crear esta trilogía. Por eso siempre digo que la última palabra siempre la tiene el público. Ahora en mi mente está terminar esta gira, preparar mi treinta aniversario y un disco inédito. Aunque con el futuro nunca se sabe.

-Este trabajo le ha reportado muchísimo éxito. ¿Se lo imaginaba después de un tercer Via Dalma?

-Nunca te imaginas lo que puede ocurrir, otra cosa es lo que desees. Evidentemente me ha dado muchas alegrías, creo que son canciones que están en la mente de todo el mundo y la gente joven, además, las ha recibido con muchas ganas. Es de agradecer que haya ocurrido esto porque al final se trataba de un proyecto con el desafío de enfrentarme a canciones de diversos estilos y artistas dándoles mi sello. Yo lo he disfrutado mucho y parece que la gente también.

-Los tres trabajos se componen de grandes clásicos de amor y desamor italiano pero, ¿con cuál de ellos se ha enamorado y con cuál ha llorado las penas?

-Muchas de estas canciones las escuchaba en casa de mis padres, con lo que de entrada me transportan a esa época, a esos momentos. Me despiertan una sonrisa y una nostalgia que me da buen rollo. Quizás sea eso lo que gusta, que miras atrás y sonríes.

-Actúa mañana en el Festival Cita en Mairena y las fans están revolucionadas por redes sociales. ¿Cuál es el secreto para conservar a un público tan fiel después de tres décadas?

-Me sigue sorprendiendo y emocionando que haya gente que después de treinta años siga estando ahí. También me he preocupado mucho de que haya un buen diálogo con el público, intentar sorprenderle, saber qué quiere de mí... Yo también mantengo la ilusión del primer día de cantarles y seguir reencontrándome con ellos. ¡Qué bien que hayamos tenido esa química y esa sintonía!

-Tanto tiempo sobre los escenarios y tantos conciertos. ¿Cómo lo hace para reinventarse y ofrecer siempre un espectáculo nuevo?

-Siempre hay que buscar nuevos retos, trabajar con gente nueva y obligarte a no quedarte en la zona de confort. Creo que eso es lo más importante. Sobre todo cuando llevas tantos años y no quieres que se convierta en una rutina, al menos yo no lo siento así. Por eso me sigue gustando e ilusionando mi trabajo, el día que lo vea como algo rutinario tendré que sentarme para pensar y ver qué es lo que pasa.

-Hablando de conciertos, ¿en cuál podríamos ver a Sergio Dalma como público?

-Hay mucha gente a la que sigo, mucha gente nueva que está haciendo cosas muy interesantes en la música. Lo que más me anima es ver la gente nueva que está saliendo, lo preparada que está, las buenas ideas que tienen, lo buenos músicos que son... Eso te hace ver que hay un futuro prometedor. Creo mucho en los que empiezan. Esas ganas y esa ilusión que tienen me encantan.

-En relación a ellos, ahora hay nuevas formas de acceder al público, nuevos estilos... ¿con qué podría sorprender Sergio Dalma?

-Nunca intentaría desvirtuarme para llegar a un público joven. Mi estilo está muy asentado, otra cosa es que pueda trabajar con autores nuevos, pero no. Respeto todos los estilos que salen pero creo que a estas alturas sería un disparate adulterarme, sobre todo porque me lo tengo que creer y sentir a gusto. Puedo flirtear con algo pero sin desvirtuar mi estilo. Creo que la gente joven que me sigue es porque a través de sus padres me han conocido, por lo que adulterar mi estilo para llegar a esa gente joven es antinatural.

-Coleccionar sobres de azúcar, pintar en granos de arroz... ¿alguna particular afición que el público desconozca?

-Creo que soy un tipo bastante normal. Una de mis aficiones siempre ha sido el mundo del vino, la enología. Quizás ese hubiera sido uno de mis caminos a seguir si no hubiese aparecido la música. Pero como son los dos compatibles intento siempre llevarla a cabo.

-¿Entonces tampoco hay manías excéntricas?

-Ha habido épocas en las que he sido muy maniático. Salía al escenario con una determinada ropa y si el concierto no funcionaba como yo quería no volvía a ponerme esa ropa.

-Los que no nos dedicamos al mundo de la canción solemos darle al cante en la ducha. ¿Es de los que se vienen arriba o prefiere que haya silencio?

-Reconozco que soy una persona que canta poco fuera de los escenarios. Pero sí soy de los que de repente se levantan y se le ha pegado una canción y me se descubren tarareándola en la ducha. Pero acostumbro a cantar poco fuera de los escenarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios