'No hay nada en juego' La nueva novela de José María García: Un viaje al cielo pasando por los infiernos

  • El psicólogo José María García García publica 'No hay nada en juego', un 'thriller' espiritual en el que narra recuerdos e intenciones y destaca el papel de los psicoterapeutas

El psicólogo José María García García, autor de ‘No hay nada en juego’. El psicólogo José María García García, autor de ‘No hay nada en juego’.

El psicólogo José María García García, autor de ‘No hay nada en juego’. / M. G.

El psicólogo José María García García acaba de publicar su última novela, No hay nada en juego, una historia que lleva al lector hasta el infierno y el cielo, la vida y la muerte, los recuerdos, asesinatos y sueños. La obra, entre un ensayo y un thriller espiritual, narra recuerdos, intenciones y deseos.

La importancia del entorno ante las enfermedades graves

El autor adentra al lector en la muerte y se inspira en la intrahistoria de su sobrina, una médico que batalló contra el cáncer durante siete años sabiendo "que no había nada en juego y que somos luz". Este psicólogo quiere destacar con este libro la importancia de la actitud y comportamiento de los pacientes y su entorno, como los seres queridos y los amigos, ante las enfermedades graves.

Un escenario apocalíptico

La última obra del psicólogo José María García García No hay nada en juego, publicada por la Editorial Integra, narra la historia de un hombre que se encuentra arrojado a una ciudad desierta en la que el tiempo no transcurre. Lo único que recuerda es un escenario apocalíptico en el que los recursos del planeta se han agotado y reina el caos y un vídeo grabado por un hombre que aconseja a la humanidad en su conjunto bajar los brazos y echarse a morir.

La figura de Jesucristo le ayuda a recordar

Poco a poco, el personaje principal de la novela va recordando quién es, así como a algunas de las personas que conoció en vida. A través de los sucesivos encuentros con ellas, estas personas le ayudaran a comprender dónde se encuentra.

A medida que la novela va desarrollándose se hace más nítido el recuerdo de sus acercamientos a la palabra de Dios, en concreto a la Pasión de Jesús a través de la Semana Santa de Sevilla, lugar en el que nació y creció. No podrá cambiar nada de lo que vivió pero sí comprenderlo.

La vida como un sueño

Finalmente, recordará que el sufrimiento lo empujó a cometer acciones desesperadas. La figura de Jesús trata de hacerle entender que la vida es un sueño en el que nadie nace ni muere ni sufre: por todo ello no hay nada en juego. Sin embargo, él elige ser condenado por los pecados que cree haber cometido.

El personaje de la novela se adentra también en el viaje sin retorno de la conciencia que sobrevive tras la muerte. Sea cuál sea el final que elija la verdad es que no hay nada en juego. "Somos luz".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios