Exposición de pintura en el Mercantil

El retorno de un maestro del realismo

  • A sus 93 años, Camacho regresa con la muestra 'Yo y mis sueños' a la sala donde expuso por primera vez para decir adiós a la pintura

Uno de los bodegones que se exhiben estos días. Uno de los bodegones que se exhiben estos días.

Uno de los bodegones que se exhiben estos días. / M. G.

Fernando González, Camacho, es el pintor de los bodegones y la naturaleza muerta. Un artista que siempre ha sentido el barroco de una manera muy especial pero que ha sabido progresar y adentrarse en la actualidad sin dejar a un lado la técnica y composición que lo caracterizan. Desde este viernes podrán verse sus pinturas en el Círculo Mercantil, donde a sus 93 años presenta la que será su última exposición. Una muestra muy especial para la que ha elegido el mismo escenario donde exhibió su obra por primera vez allá por 1975.

Tomó su nombre artístico de su madre, "mi mayor fan", reconoce. "Ella fue quien comenzó a comprarme el material de pintura porque le tenía las paredes destrozadas con el carboncillo". Pero estas dotes artísticas venían de familia, ya que su abuelo materno, Antonio Camacho, también pintaba de una manera excepcional.

Siempre tuvo el apoyo de su familia, y uno de los más importantes, el de su esposa, siempre comprensiva. "Me decía con mucho cariño y salero jerezano: "Niño chico, parece que te has casado con las pinturas", recuerda emocionado el pintor. Pepa siempre fue una excelente consejera y, aun no sabiendo de pintura, siempre acertaba. "Cuando miraba el cuadro y no me decía nada, me echaba a temblar", cuenta entre risas. Tal fuerza les unía que, tras su fallecimiento, los últimos 10 ó 15 cuadros llevan la firma Pepa-Camacho.

Fernando González, 'Camacho'. Fernando González, 'Camacho'.

Fernando González, 'Camacho'. / M. G.

Yo y mis sueños es el título de la exposición con la que hoy llega al Círculo Mercantil, donde expuso por primera vez en el año 1975. "Recuerdo que en apenas cinco días vendí todas mis obras de arte y conseguí siete u ocho encargos", destaca. Fue tal la satisfacción que sintió que se prometió volver a la entidad sevillana para exponer por última vez, aunque como él mismo se repite, "eso nunca se sabe".

Camacho expuso dos veces más en Sevilla, ciudad en la que creó una importante escuela en la galería Louvre y, por último, en el año 1984 en Roldán con gran éxito. Ha sido un artista con proyección a nivel nacional e internacional y tiene repartidas más de 3.000 obras en galerías de España, Europa y Estados Unidos. "Echo de menos todas mis obras porque cada una de ellas es como un hijo mío", admite el artista.

Una de las creaciones expuestas. Una de las creaciones expuestas.

Una de las creaciones expuestas. / M. G.

43 años les separan de aquella primera presentación y, cumpliendo con su palabra, vuelve al Mercantil abriendo la temporada de exposiciones 2018/19 para mostrar una treintena de cuadros de gran formato, donde se aprecian dos etapas bien diferenciadas: una tenebrista en la que el barroco sigue dominando la obra y otra en la que se libera apreciándose una variación en la composición, el color y sobre todo la luz. "Gracias a mis estancias en mi estudio de la sierra, en Jabugo, me he adentrado en la luz natural y he conocido al detalle el paisaje", explica, y añade: "Siempre me ha gustado incluir el paisaje en mis bodegones, pero al principio era un paisaje líquido que intuías, y en la pintura posterior conseguí que el paisaje estuviera presente con más luz y fuerza, siempre dándole importancia a los primeros términos, al fruto, a los objetos...".

En sus años de carrera, Camacho ha dado forma a sus sueños a través de sus pinceles, y con ello viene a decir que "el realismo nunca desaparecerá". "Sin desprestigiar a la vanguardia, yo siempre me he mantenido fiel a mi pintura. Siento la realidad y pinto lo que veo y les garantizo que cuando vean en la realidad mi obra, se van a emocionar", concluye el pintor.

Pintura de Camacho. Pintura de Camacho.

Pintura de Camacho. / M. G.

Este viernes por la tarde se inaugura la muestra en la sede de la calle Sierpes del Círculo Mercantil a la que se podrá acceder libremente hasta el 23 de septiembre, en horario de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios