Vivir

Una receta que no tenía secretos

  • María Corbacho, autora del blog '1reflejoenelespejo', firmó ejemplares de sus libros '¡Haz click y vive sano!' y '¡Haz click y cocina sano!'

Igual que ocurre en las facilonas películas románticas, ésas en las que en el minuto tres ya se sabe que la joven estadounidense que se acaba de mudar a Francia para encontrarse a sí misma va a acabar enamoradísima del obrero con apariencia de Adonis del pueblo cercano, hay circunstancias en las que las soluciones se tienen cerca, se saben, aunque los protagonistas se empeñen en evitarlas o les cueste especialmente verlas. María Corbacho (Zaragoza, 1991) es hoy una inspiración para muchos jóvenes y una de las abanderadas del estilo de vida sana que tan de moda, por suerte, está. Es un ejemplo de que la panacea del peso saludable es posible gracias a una única receta: dieta equilibrada y ejercicio físico, eso que todo el mundo sabe pero no tantos tienen la fuerza de voluntad para ponerlo en práctica. La joven estuvo en Sevilla esta semana presentando sus dos libros -¡Haz click y vive sano! y ¿Haz click y cocina sano!- y saludando a algunos de los 73.100 seguidores que tiene en su cuenta de Instagram.

Era la segunda vez que visitaba la capital andaluza, la última vez era una niña. Con sólo un cuarto de siglo a sus espaldas ha sido capaz de reinventar su vida a través de algo tan, en principio, superficial o mundano como es bajar de peso. Con 18 años pesaba 105 kilos: "Es complejo, porque me medicaba para evitar intensos dolores de rodilla, pero no consideraba que tuviera un problema". A los 11 años vivió la separación de sus padres y comenzó a engordar, fue una de esas niñas a las que no les dicen que no para que no sufran por la ruptura de sus padres y cuyo premio era comer lo que se le antojaba, casi nada bueno. Al desarrollar, se afinaron sus formas, pero una mala relación amorosa la llevó a refugiarse en la comida. Según reconoce, durante esa estapa se alimentaba con todo aquello que aconsejan que se debe evitar, fundamentalmente precocinados: "Yo era de las que decía que no a todo lo verde".

Su click, ese momento en el que los ojos de una persona se abren como platos y decide que basta, que su vida va a dar un giro de 180 grados, fue cuando, tras juguetear con su sobrino de 8 años y decirle que vaya barrigota tenía, él le contestó: "Pues anda que la tuya". La habían insultado en el colegio, no podía comprar la ropa que le gustaría debido a su talla, sufría dolores, no era capaz de caminar más de diez minutos sin sentarse y, fue aquella contestación la que le hizo reaccionar: "Aquella noche me miré en el espejo y no me reconocí en el reflejo. Ésa no era yo".

Con determinación e información -leía muchísimo sobre métodos saludables y empezó a hacer ejercicio en función de sus capacidades-, perdió 50 kilos en dos años. Al término de su gesta, decidió colgar la típica foto el antes y el después y tuvo mucha repercusión. Luego vinieron el blog 1reflejoenelespejo.com y el progresivo aumento de seguidores en Instagram: confiesa que ella quiso compartir su historia para demostrar que si fue capaz, cualquiera puede. ¡Haz click y vive sano! y ¡Haz click y cocina sano! son los dos libros que presentó esta semana en la capital andaluza, fruto ambos de su bagaje personal con el que busca ayudar a otros, no sólo a bajar de peso, sino a mejorar su calidad de vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios