Vivir

Una utopía que ya dura una década

  • El décimo aniversario de la Flora Tristán reúne en la residencia a las autoridades para recordar a su fundadora, Rosario Valpuesta

Pese a que la mañana se levantó lluviosa, el vestíbulo de la residencia universitaria Flora Tristán se llenó rápidamente de autoridades, residentes y vecinos del Polígono Sur, donde está enclavado el edificio. La causa de esta expectación fue el primero de los actos de la programación que se ha organizado para conmemorar el décimo aniversario de esta institución, impulsada por la Pablo de Olavide como un proyecto de integración social.

El evento comenzó cuando Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, y Vicente Guzmán, rector de la Universidad, descubrieron una placa en recuerdo a Rosario Valpuesta, primera rectora de la Olavide y promotora de la Flora Tristán. Después, el público y las autoridades se dirigieron al salón de actos. Allí, José Sánchez Maldonado, consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo; María del Mar González, comisionada del Polígono Sur; y Jesús Maeztu, Defensor del Pueblo Andaluz y anterior comisionado, visionaron, acompañados por el rector y la presidenta, un vídeo dedicado al cambio que ha supuesto para la zona la creación de la Flora Tristán.

La figura de Valpuesta, catedrática de Derecho Civil, estuvo presente durante todo el acto, tanto en la proyección como en los discursos posteriores. Ana Gómez, antigua directora de la residencia y vicerrectora de la UPO, destacó la "brillantez e inteligencia" de la mujer que creó la Flora Tristán a partir de unos pisos que no se vendían en el barrio de Las Letanías. Gómez también explicó que la residencia cumplía uno de los principios de Valpuesta de cara a la integración dentro del Polígono Sur: "Ella creía que la generación del conocimiento es el elemento que transforma la sociedad".

En su intervención, Vicente Guzmán mostró su compromiso con un proyecto -al que afirmó que está "entregado"- y recordó sus años de doctorando en la universidad Carlos III de Madrid: "Con la creación de este centro, el barrio deprimido de Getafe donde está radicado cambió muchísimo". Por su parte, Jesús Maeztu mencionó las dudas que existieron al principio respecto a la seguridad, para después alabar la integración de los residentes en las distintas entidades del barrio. En el mismo sentido se pronunció la actual comisionada, María del Mar González, quien afirmó que, en sus primeros meses en el cargo, ha detectado una importante presencia de los alumnos de la Flora Tristán en la zona.

Después de los discursos, las autoridades visitaron la exposición 10 años de convivencia en el Polígono Sur, que recoge la evolución de esta residencia mediante fotografías de la última década. Los actos continúan hoy con la instalación de paneles informativos en la Pablo de Olavide, donde se explica cuáles son los proyectos sociales que llevan a cabo los trabajadores y becarios de la residencia. La programación finaliza el sábado con una fiesta vecinal con pasacalles y actuaciones. Un ejemplo más de convivencia protagonizado por los habitantes de la Flora Tristán, una "utopía muy real" -tal y como la definió Jesús Maeztu-, que ya dura una década.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios