La mejor amiga de Amy sostiene que "no se ha ido por su voluntad, sin móvil ni dinero"

  • Ashley y Amy habían pasado juntas los días 31 y 1 al cuidado del hermano de la primera

La mejor amiga de Amy Fitzpatrick, Ashley Rubio, aseguró ayer que no cree que la joven "se fuera por su propia voluntad, ya que estaba muy contenta porque en una semana se iba con su madre a Irlanda, donde vería a su padre y a su familia". Apuntó que Amy se comportó normalmente la última noche que estuvieron juntas, cuando hicieron de canguro en su casa y que se había despedido hasta el día siguiente. Comentó que no salía con ningún chico.

Ashley, de origen inglés y nacida en Mijas, conoce a Amy desde hace cuatro años y dice que casi todos los días hace el mismo camino, porque es el más corto para ir a todas partes y a Calahonda, donde solía salir con sus amigos. Es un recorrido de menos de un kilómetro pero peligroso por la falta de iluminación.

La madre de Ashley, Deborah, manifestó que ahora Amy no tenía ningún problema, si bien los había tenido anteriormente, como cualquier adolescente. "Ella no quería marcharse porque no tenía ganas de hacer el camino hasta Riviera pero yo le dije que como la noche de antes se había quedado a dormir, sería mejor que se fuera para ver a su madre porque era Año Nuevo". "Sólo una vez faltó de su casa y siempre ha avisado a su familia o a mi hija Ashley", apuntó. Esa noche Amy no llevaba teléfono ni dinero.

Un vecino de la familia Fitzpatrick, Mitch, explicó que hace seis meses, en la puerta de la urbanización donde vive la familia, dos hombres intentaron llevarse a una niña de ocho años en una furgoneta blanca, pero ésta salió corriendo y no la alcanzaron. Según explicó, varias adolescentes aseguraron que les habían seguido en la misma furgoneta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios