Arenas fija las líneas básicas del PP sobre la financiación autonómica

  • Presenta un modelo "general y estable" y sin singularidades territoriales · La propuesta coincide con el PSOE-A en los términos pactados en el Estatuto

Autonomía, suficiencia financiera, solidaridad e igualdad serán los cuatro principios que defenderá el PP en la negociación sobre la financiación autonómica. Javier Arenas, presidente del PP andaluz, fijó ayer en su intervención ante el Comité Ejecutivo regional las líneas básicas de un modelo "que pertenece a un proyecto global del PP" y que comparte "al cien por cien" el PP de Valencia. Con la alusión, Arenas descartó una alianza entre sus compañeros de Valencia y el Partido Socialista de Cataluña (PSC) en apoyo de los "principios" del Estatut catalán, exhibida la pasada semana y que causó malestar en los populares andaluces.

No caben en el modelo diseñado por el PP-A las singularidades territoriales, pese a que Arenas advirtió que aparecerán en la negociación, caso de la dispersión, el envejecimiento de la población, la baja densidad o la extensión territorial.

La propuesta del PP-A se incardina en el Estatuto de Autonomía de Andalucía y, a diferencia del Estatut catalán, el texto consensuado con el PSOE en Andalucía "sí permite" el acuerdo entre regiones. El modelo de financiación, el primero dado a conocer desde las filas populares, apoya la negociación multilateral frente a la bilateralidad con el Gobierno de España. El documento del PP-A impone el criterio de la población para las inversiones que debe asignar el Estado frente a la riqueza, el Producto Interior Bruto (PIB), aprobado en el Estatut de Cataluña.

Los fondos de suficiencia -que garantizan que todos los ciudadanos reciben el mismo nivel de prestación en los servicios públicos- se mantienen en la propuesta del PP-A. El reequilibrio territorial o la corrección de los desequilibrios interterritoriales son otros elementos que debe contemplar el modelo de financiación "general y estable" por el que apostó Arenas.

El modelo del PP-A rehúye las demandas particulares de otras comunidades. No entra a valorar la demanda de Cataluña y Baleares,compartida la semana pasada por Valencia, del impacto de la inmigración. Tampoco las de Extremadura y Galicia con la demanda de fondos para políticas de envejecimiento activo.

La generalidad del documento del PP-A esquiva posicionarse sobre el criterio que defiende el consejero de Economía de la Junta, José Antonio Griñán, de que se dote de un tratamiento específico a los recursos destinados a la educación, por la población escolar de cada territorio, así como a la sanidad y a los asuntos sociales.

El PP-A sí alude en su propuesta, en la única concreción del documento, que el Fondo de Cohesión Sanitaria "sea un verdadero instrumento de solidaridad y corrección de desigualdades entre las comunidades, adecuándolo a las necesidades reales de gasto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios