Cae un clan familiar de narcos con dos pisos invernadero de marihuana

  • El grupo está considerado como uno de los principales distribuidores de droga

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a siete miembros de un clan familiar de narcotraficantes y desmantelado dos pisos invernadero de marihuana en la barriada granadina de Haza Grande. Los siete arrestados, con edades comprendidas entre los 21 y los 72 años, tienen antecedentes policiales, algunos de ellos por delitos graves.

Además, en la operación se realizaron seis registros, en los que se intervinieron más de tres kilos de marihuana y 264 plantas de cannabis sátiva en dos viviendas invernadero, así como armas y munición de varios calibres (pistola, escopeta, rifle semiautomático y 653 cartuchos) y 150 piezas de joyería, entre anillos, pendientes, colgantes y relojes de oro.

Las plantaciones interiores disponían de todos los elementos para una correcta y rápida producción de marihuana, como humidificadores, lámparas de calor, termostatos y controladores de temperatura. Cuando los agentes irrumpieron en una de las viviendas, los detenidos arrojaron varias bolsas con droga y dinero en una chimenea encendida. Otros intentaron huir por los tejados y azoteas de las viviendas colindantes y, en su huida, arrojaron bolsas con dinero, joyas y drogas que finalmente fueron recuperadas.

Las investigaciones comenzaron en septiembre, al detectarse las actividades de un grupo familiar, que presuntamente se dedicaba al tráfico de drogas y la tenencia ilícita de armas. El grupo adoptaba medidas extremas de seguridad en las viviendas, en las que habían instalado puertas macizas para dificultar el acceso ante una eventual intervención policial. Los miembros de la organización desempeñaban distintos papeles dentro del grupo, ya que unos se encargaban de vigilar el entorno para detectar la presencia de la policía y otros se dedicaban a la venta del estupefaciente. El resto recaudaba el dinero obtenido de forma ilícita con la venta de la droga y transportaba el estupefaciente hasta las viviendas donde se distribuía.

Tras varios meses de pesquisas, se descubrió la ubicación de las viviendas donde se ocultaba el grueso de la droga -conocidas en el argot como "guarderías"- que se ponía después a la venta, así como el dinero y las joyas recibidas como pago por el estupefaciente.

Más de treinta agentes participaron el pasado 23 de diciembre en el operativo que supuso la detención de siete personas y los seis registros domiciliarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios