Chamizo: "Cuidado con los recortes; la frustración contenida puede estallar en violencia"

  • El Defensor del Pueblo Andaluz encara la recta final de su mandato con preocupación por el clima social y recrimina a los políticos que se pierdan en debates estériles · Avisa de recortes de la Junta en el sistema de protección de menores.

Comentarios 50

José Chamizo de la Rubia (Los Barrios, 1949) concluirá en febrero su tercer mandato y completará 16 años en el cargo. Asegura que aún no ha tomado una decisión sobre su futuro, que vincula a las elecciones autonómicas de marzo. La renovación, no obstante, dependerá de al menos dos grupos políticos, porque la elección del Defensor del Pueblo andaluz requiere el apoyo de al menos 66 diputados (tres quintos de la Cámara). Reflexiona que estos últimos cuatro años han sido los más difíciles y advierte: cuidado, las revueltas de otros países europeos pueden reproducirse si los políticos son insensibles en los recortes.

-Cuatro años de crisis.

-Estamos en una fase un poco desconocida, entre comillas, para la institución. Tenemos muchos casos de personas que no tienen para una subsistencia digna, que les cortan la luz o el agua, que no tienen para comer y, viendo las dificultades que tienen las administraciones, nos estamos reuniendo con las ONG para establecer una red de respuesta a estas situaciones.

-¿Las administraciones están actuando correctamente?

-Sí, en sanidad y educación. En dependencia hay retrasos importantes. También hay un tiempo excesivo en la entrega del salario social en algunas provincias.

-¿Puede haber algún detonante en 2012 que agrave aún más esta situación, como la desaparición de los subsidios de desempleo?

-Me gustaría lanzar una advertencia a las fuerzas políticas: si la gente deja de percibir algunas prestaciones que han venido siendo tradicionales, no nos vamos a encontrar con un problema social, sino con violencia social. Atención con lo que haya que recortar, que no afecte al bienestar de la gente. Nadie lo quiere, pero la frustración continuada conduce a actitudes que pueden acabar en desórdenes públicos.

-¿Tan dramático lo ve?

-¿Usted no? La gente me pregunta: "¿Esto cuando acaba? No me diga que no lo sabe". Hay que tener esperanza, pero necesitamos que los partidos políticos se den cuenta de la realidad diaria de la gente. Una cosa son la macroeconomía, la deuda, los déficit, y otra es el día a día, los niños que comen en el colegio y luego en su casa tienen dificultades para cenar o las mujeres con cargas familiares. Aviso a los políticos: aunque estemos hablando del Guadalquivir, como se pierda esa perspectiva, vamos al conflicto.

-¿El mayor drama es el exilio de los jóvenes?

- Los colectivos que peor lo pasan son las familias con hijos que no tienen empleo, las mujeres solas, los jóvenes y los inmigrantes, sobre los que está cayendo una serie de tópicos terribles.

-¿Qué le parecen los 'minijobs'? -Eso ya existe. Hay mucha gente cobrando por cuatro horas y trabajando más. Una de las profesiones donde más se da es en los medios de comunicación.

-¿Los recortes tienen que ser en las administraciones públicas?

-Antes de recortar, hay que reflexionar, porque me da la impresión de que se recorta por motivos populistas, como la idea de recortar funcionarios.

-¿Los funcionarios públicos son hoy unos privilegiados con respecto a los trabajadores del sector privado?

-Pueden serlo, porque tienen un empleo fijo, pero han hecho oposiciones y se han llevado años trabajando. Lo que se ignora es que hay muchísimos funcionarios con unos sueldos muy limitados.

-¿Tienen motivos los funcionarios que se han quejado de la reforma del sector público?

-Aquellos a los que las distintas sentencias les están dando la razón, seguramente sí que tenían argumentos suficientes.

-¿Cree justa la imagen que tienen los políticos?

-Creo que en general no merecen que se les mire con tanta desconfianza. Pero los políticos no acaban de estar en la calle, les falta ponerse en la piel de la gente desahuciada. Están mirando la realidad desde lo virtual. No sé si ellos lo saben, pero a veces discuten de cosas que no les importa a nadie más que a ellos.

-En el informe del año pasado la institución detectó más recortes de la Junta de los publicitados. ¿Ha encontrado más en 2011?

-Hay problemas con las ayudas a los dependientes severos y moderados. Y nos tememos que habrá recortes en la Dirección General de Infancia y Familia, en lo que respecta a programas de acogimiento y residenciales. Nos preocupa que salga a concurso público y empecemos a tener empresas que vienen de sectores que no tienen nada que ver y se hagan cargo, por ejemplo, de dar el certificado de idoneidad a un matrimonio para ver si puede adoptar o no.

-¿Y esas sospechas?

-Tenemos quejas suficientes. No puede ser que la reforma del sistema de protección de menores sea para ahorrar dinero. Eso no se puede tocar, porque si no, volvemos a la frustración contenida que estalla.

-En Castilla-La Mancha han eliminado al Defensor.

-La Cámara de Cuentas y el Defensor son mecanismos de control que no deben desaparecer. Si estamos en el Estado de las Autonomías, por qué no va a haber defensores autonómicos. No hay duplicidades con el nacional, está todo bien segmentado.

-¿Ha detectado un retroceso en la igualdad?

-Creo que no. A otras ONG sí se les han recortado las subvenciones. Y es terrorífico, porque la Administración llega donde llega y las ONG llegan a lo más profundo de la sociedad. Se ha reducido la subvención a las ONG de toxicómanos y me parece preocupante, porque en este momento es cuando más droga se consume.

-¿Qué le parece la imagen de los andaluces subsidiados?

-Es agotador lo pesaditos que son. Si se mirase qué región ha recibido mas dinero del Gobierno, seguro que no es Andalucía. Creo que los tópicos nos persiguen desde los viajeros románticos y nos van a seguir persiguiendo.

-En febrero se le acaba su tercer mandato. ¿Continuará?

-No he tomado ninguna decisión. Hay unas elecciones y ya veremos, porque es un tema a plantear a los partidos que surjan de las elecciones. No he tenido tiempo para reflexionar.

-¿Espera un gesto de los políticos?

-Ellos están ya en precampaña.

-Un deseo para 2012.

-Más empleo. Y que las administraciones públicas sean suficientemente sensibles para evitar un estallido de violencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios