Chaves defiende el Estatuto como la clave del desarrollo de Andalucía

  • El presidente de la Junta sitúa la educación, el empleo y la vivienda como los retos a afrontar en su mensaje navideño · Mayores, mujeres y jóvenes, colectivos prioritarios en un discurso con autocrítica muy matizada

Comentarios 56

El año que hoy se cierra pasará a la historia andaluza como el de la reforma del Estatuto de Autonomía con su aprobación en referéndum popular el 18 de febrero pasado. Aquel día acudió a las urnas poco más del 36 por ciento de los llamados a votar, pero Manuel Chaves quiso ayer subrayar la trascendencia de una norma que definió como "el principal de los instrumentos" de desarrollo de una comunidad que persigue su "convergencia" con la UE. Lo hizo en su tradicional mensaje de fin de año, en el que se refirió a la mejora de la educación, del empleo y de la vivienda como los retos que debe afrontar Andalucía. Como escenografía, las banderas de España y de Andalucía, un retrato dedicado del rey Juan Carlos y motivos florales navideños.

Fue un discurso en horario de máxima audiencia -las cámaras de Canal Sur lo grabaron el viernes al mediodía y se emitió anoche, a las 21.00, con una duración de unos doce minutos- con autocrítica entrelíneas, sin menciones a muchos temas espinosos -inmigración irregular, siniestralidad laboral, desarrollo urbanístico...- y en un tono acorde a las fechas que tan sólo quebró de forma tangencial al afirmar que los andaluces han recuperado "el terreno perdido en otras épocas, utilizando nuestras potencialidades y contando también con la solidaridad de la Unión Europea y del conjunto de España", una velada alusión, quizá, a los gobiernos del PP, con los que mantuvo una confrontación permanente a lo largo de ocho años.

"La democracia y la autonomía han sido la mejor inversión para los ciudadanos y ciudadanas de Andalucía y para su bienestar", manifestó el presidente de la Junta en referencia a los avances logrados a lo largo de los últimos 25 años de historia. Casi a renglón seguido, apuntó tres razones que convierten el nuevo Estatuto en clave de bóveda para construir el futuro: "Más competencias, como las del Guadalquivir; más inversiones para nuestra tierra y más derechos para los andaluces". Para alejar algunos fantasmas, remarcó que la reforma estatutaria se basó en el "respeto a la Constitución" y en la "búsqueda del mayor consenso entre los partidos políticos, porque nuestra norma básica ha de ser de todos y para todos".

En el apartado de "los problemas y desafíos" de Andalucía, Chaves aseguró que la prioridad son "las personas y sus necesidades". Entre los colectivos a los que hay que prestar atención citó a los mayores, "cuyas condiciones de vida se aseguran con unas pensiones que tienen que ser cada día más dignas y más acordes con lo que han dado a la sociedad"; a las mujeres, "porque no podemos aceptar que nacer mujer sea un motivo de discriminación o de un mayor esfuerzo para ser igual", y a los jóvenes, para "ayudarles a luchar contra el fracaso escolar, que no es un fracaso de la escuela, sino de la sociedad".

La mención a estos últimos sirvió al presidente andaluz para referirse a otros dos retos que se deben afrontar sin demora: la lucha contra el paro, mediante la incentivación de "un empleo digno, más estable y mejor remunerado", y el acceso a la vivienda, "para que deje de ser un problema y se convierta en un derecho efectivo". A los discapacitados, a los excluidos, a las víctimas de la violencia de género les dedicó un mensaje final: "No os abandonaremos", bajo promesa de apoyo y protección por parte de "una sociedad compasiva". La Ley de Inclusión Social ha quedado para la próxima legislatura.

Chaves tuvo antes palabras de recuerdo y de solidaridad hacia las víctimas del terrorismo -particularmente, hacia los dos guardias civiles asesinados el 1 de diciembre por ETA en Francia- y reclamó la "unidad de todos para acabar con esta lacra social".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios