El Defensor del Paciente pide que se investigue la muerte de dos bebés

  • La asociación insta a la Fiscalía a determinar si una bacteria del Materno de Málaga causó los fallecimientos

Comentarios 0

Dos bebés prematuros han fallecido en los últimos días en el Hospital Materno Infantil de Málaa. El hecho no tendría mayor trascendencia de no haber sido porque el Sindicato de Enfermería (Satse) denunció la semana pasada el contagio de varios bebés de Neonatología con una bacteria que prolifera en los hospitales. La sombra de una hipotética negligencia se acrecienta porque es precisamente en esa unidad donde se han registrado las dos muertes y porque han coincidido en el tiempo con el brote.

En su edición de ayer el diario El Mundo informó que ambos prematuros tenían klebsiella -la bacteria con la que en total ya se han contagiado cinco bebés- y que fallecieron entre finales de diciembre y principios de enero. El hospital no tardó en replicar que uno de los prematuros muertos no estaba infectado con la bacteria y que en el otro caso no existía una relación causa-efecto entre el contagio y la muerte.

La duda es inevitable. ¿Los dos pequeños fallecidos murieron porque eran pacientes muy frágiles o a causa de la bacteria contraída en el hospital? El Defensor del Paciente pidió ayer a la Fiscalía que investigue ambas muertes y si los gestores del hospital incurrieron en alguna responsabilidad penal. La solicitud es una ampliación del escrito remitido por la organización al Ministerio Público el pasado 10 de enero, después de que el Satse sacara a la luz pública los contagios con klebsiella y el hacinamiento en la unidad de Neonatología. Para el letrado del Defendor del Paciente, Damián Vázquez, "sería de una extrema gravedad el fallecimiento de dichos bebés y la posible ocultación" de esos casos. El abogado aludía a que el hospital omitió informar de ambas muertes el pasado 9 de enero cuando, después de la denuncia de Satse, reconoció que había cuatro prematuros infectados con la bacteria.

Ayer, después de que se hicieran públicas las muertes de los recién nacidos, el Hospital Carlos Haya, del que depende el Materno, precisó que uno de los bebés fallecidos "no tiene relación con el brote de klebsiella" y en el segundo caso no puede afirmarse "que exista una relación causa-efecto". No obstante, el hospital indicó que "la investigación sigue abierta".

La nota dada por el centro sanitario reconoce cinco casos. Uno, el del fallecido; otro que ya ha sido dado de alta; y tres más que permanecen ingresados en una zona de aislamiento y con tratamiento. El hospital recordó que los bebés prematuros tienen "un alto riesgo de fallecimiento desde su nacimiento debido a su bajo peso y a las complicaciones que se suelen asociar a la inmadurez de su desarrollo".

Para el presidente del Sindicato Médico, Fermín Parrondo, a priori todo indica que no hubo negligencia:"La UVI de prematuros logra sacar adelante a muchos bebés de hasta menos de un kilo, pero si alguno fallece no hay que achacarlo a una negligencia".

Entre los padres ha cundido el temor. Según Satse, tras conocerse los casos, "algunos" de ellos se han llevado a sus hijos a centros privados.

El centro ha convocado una junta de médicos para la próxima semana. Algunos directivos ya han sido llamados por la Consejería de Salud para dar ecplicaciones de lo sucedido.

más noticias de ANDALUCÍA Ir a la sección Andalucía »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios