Díaz lamenta los "ataques brutales" del sector privado a la sanidad pública

  • La presidenta denuncia una campaña "nada inocente" para desacreditar al SAS

Díaz, entre la consejera de Salud, Marina Álvarez -izqda.- y la gerente del SAS, Francisca Antón, ayer en Sevilla. Díaz, entre la consejera de Salud, Marina Álvarez -izqda.- y la gerente del SAS, Francisca Antón, ayer en Sevilla.

Díaz, entre la consejera de Salud, Marina Álvarez -izqda.- y la gerente del SAS, Francisca Antón, ayer en Sevilla. / raúl caro / efe

Comentarios 3

La presidenta del Gobierno andaluz, Susana Díaz, hizo ayer una encendida defensa de la sanidad pública frente a los "ataques brutales y nada inocentes". Estas agresiones, a juicio de la jefa el Ejecutivo autonómico, tienen un origen muy claro: el sector de la sanidad privada, "cuyo objetivo claro y nítido es el negocio". Desde él "se intenta deteriorar la confianza de los andaluces en su sanidad pública", denunció Díaz.

La presidenta lamentó estas críticas ante aproximadamente el centenar de directivos del sistema sanitario público andaluz que ayer se reunieron en Sevilla. Es la primera vez que el jefe del Gobierno autonómico asiste a este encuentro.

Los andaluces van al hospital público y no a los hospitales-hotelitos privados"

Díaz no escondió su malestar por esos intentos de desacreditar al "buque insignia" y "joya de la corona" de las políticas sociales de la Junta, porque, aunque "tiene fallos", resulta "tremendamente injusto" que sólo se destaquen éstos. La presidenta insistió en denunciar la "campaña brutal" que viene soportando el sistema sanitario público andaluz y sus responsables desde el sector privado, apoyado por intereses partidistas. Sin citarla, la jefa del Ejecutivo aludió a la oferta lanzada el verano por la Fundación Idis -propulsora de la sanidad privada- de acabar con las listas de espera quirúrgicas el 1 de enero de 2018 a cambio de 1.500 millones de euros de los gobiernos autonómicos. "Ha enseñado la patita de lo que había en esa campaña brutal que hemos tenido que soportar", denunció la presidenta.

Para Díaz "tampoco ha sido inocente" que el grupo hospitalario privado Pascual -al que tampoco citó expresamente- obstaculizase la renovación de los conciertos con sus clínicas de Cádiz porque "pretendían forzarnos, como Gobierno, a entregar la cuchara y tener que concertar por encima de lo que los profesionales creían necesario y conveniente".

Díaz, que remachó que "la sanidad pública andaluza sigue siendo una referencia dentro y fuera de nuestra tierra y no se discute en la puerta de un hospital cuánto vale un tratamiento, sea el que sea". Y afirmó: "Cuando la enfermedad aparece, los andaluces van al hospital público más cercano y no a los hospitales-hotelitos privados.

Esa operación de descrédito denunciada ayer por Díaz es "parte del negocio de la salud en el que se han refugiado muchos en la crisis económica, cuando pinchó el ladrillo", a la que se ha respondido desde la Administración, según la presidenta, "con un importante esfuerzo de 500 millones en el presupuesto", con varios objetivos "claves", como las listas de espera, las urgencias hospitalarias y la recuperación de los derechos de los profesionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios