Doñana 2005, estancado a la espera de dinero

  • El muro que separa el Guadiamar de Doñana continúa en pie a la espera de 45 millones

El Guadiamar continúa sin tocar a Doñana diez años después del accidente. La Montaña del Río, un muro de 29 kilómetros que se reforzó en 1998 para evitar que la ola tóxica proveniente de Aznalcóllar y alcanzara Doñana continúa en pie.

Nada impide, según los científicos, que el Guadiamar llegue con normalidad hasta las marismas del Parque Nacional. La actuación continúa, sin embargo, parada porque el Ministerio de Medio Ambiente aún no ha dado el visto bueno a la intervención de 45 millones de euros que se requiere. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ya ha remitido toda la documentación a Madrid para la recuperación del Brazo de la Torre pero, hasta ayer, continuaba sin haber respuesta.

Ésta es la actuación número 7 del programa Doñana 2005, puesto en marcha tras el vertido para la restauración hidroecológica del espacio protegido. "El programa, progresivamente, ha ido bajando en velocidad, en parte porque la Administración ha ido perdiendo el interés a medida que se resolvieron las intervenciones más urgentes. Algunas de las medidas avanzan con notable lentitud", sentencia Francisco García Novo, del equipo científico que sigue esta intervención.

Junto a la vuelta del Guadiamar a Doñana, otra tarea pendiente de concluir es la restauración de la vegetación en el arroyo del Partido y el pinar del Pinto. Se trata de una superficie de 2.000 hectáreas que generarán un territorio nuevo de caza para especies amenazadas como el lince ibérico y el águila imperial. "Se pierden años por cuestiones presupuestarias", considera el catedrático de Ecología.

A pesar de estos retrasos, García Novo cree cubiertos los "objetivos generales" de Doñana 2005 y alerta de que el mayor peligro hoy para el parque es la sobreexplotación de los acuíferos por la agricultura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios