"Gibraltar podría seguir en la UE si Inglaterra se va"

  • Mantiene que el futuro pasa por el entendimiento con España, aunque jamás aceptará una cosoberanía. "Debemos estar hermanados", afirma.

La entrevista tiene lugar en un bar de la Main Street a menos de 24 horas de que los colegios electorales de todo el Reino Unido abran sus puertas para que los británicos decidan si quieren seguir formando parte de la UE. Picardo se ha volcado en la campaña del sí.

-¿Ha hecho alguna apuesta sobre el resultado del referéndum?

-El político debe expresar su opinión, pero no soy un Rappel. Las casas de apuestas indican que hay un 74% de posibilidades de que gane el sí a la permanencia.

-¿Por qué ha cambiado el signo de las apuestas y de los sondeos? ¿Ha influido el asesinato de la diputada Jo Cox?

-Ha sido un cúmulo de factores que ha tenido efecto sobre los partidarios y los detractores del Brexit. La muerte de Cox ha supuesto un antes y un después. Se estaba haciendo un ejercicio de petición del voto de la forma más brutal posible y creo que ambas partes han rebajado el tono. En la vida política aceptamos que haya insultos, amenazas y esos son límites que no debiéramos consentir.

-¿Fue una temeridad por parte de Cameron convocar el referéndum?

-No. Era una promesa que figuraba en el programa de su partido, que ganó por mayoría absoluta. Está claro que era una demanda social a la vista de las encuestas, aunque seguramente era más acentuada entre los conservadores. El ejercicio democrático es esencial.

-¿Qué opciones se plantea si el Brexit gana?

-Es imposible dar una respuesta seria porque las posibilidades que se abrirían son muchísimas. Hay naciones del Reino Unido que no son Inglaterra -Escocia, Gales, Irlanda del Norte y Gibraltar- que vamos a votar para permanecer en la UE. Se puede dar la posibilidad que de que todas ellas sigan en la UE como miembros del Reino Unido sin Inglaterra, como Dinamarca hizo con Groenlandia. Todas las posibilidades están sobre la mesa, salvo una: que estemos bajo soberanía española, compartida o completa.

-Desde 1968, un primer ministro británico no visitaba Gibraltar. Cameron lo hizo el jueves pasado y este martes ha anunciado que volverá tras el referéndum. ¿Echaba usted en falta un gesto como este?

-El señor Cameron ha sido el primer ministro que con más contundencia ha defendido la soberanía británica de Gibraltar.

-Pero lo ha hecho en este momento, con ocasión del Brexit.

-No, no. Lo ha venido haciendo desde que soy primer ministro. Lo dijo en agosto de 2003: la relación entre Reino Unido y Gibraltar va a seguir, Gibraltar será británica mientras los gibraltareños quieran y nunca vamos a negociar vuestra soberanía a vuestras espaldas. También lo ha dicho en Naciones Unidas cuando tuvo que contestar al señor Rajoy.

-¿La visita del primer ministro fue una iniciativa de David Cameron o de Fabian Picardo?

-Gibraltar le expuso que sería una iniciativa importante y accedió. Es lo mismo que cuando Rajoy estuvo hace una semana en Melilla en el marco de su campaña electoral.

-No parece que esa visita y la que ha prometido hacer para más adelante vayan a dar fluidez a la relación diplomática con España.

-Las relaciones entre Reino Unido y España no deben venir determinadas por quién visita Gibraltar. Es muy malo para esas relaciones que España pretenda determinar quién puede visitarnos, sea su majestad la Reina, el primer ministro o el Comité de 24 de la ONU. Lo más bonito que podría pasar es que la selección de Gibraltar pudiera jugar contra la de España. Nos daríais un curro, pero sería bonito. Como países vecinos no debemos estar enfrentados, sino hermanados.

-Para España, Gibraltar no es un país, sino una colonia.

-Gibraltar es una nación. Si miramos la definición internacional de nación, Gibraltar cumple con todos los requisitos. El Gobierno de España dice que no reconoce la legislación de Gibraltar, ni sus tribunales, ni a su primer ministro... Ha dicho cosas infames que perdonamos porque se producen desde la ignorancia de las leyes internacionales. Lo mejor sería relanzar el proceso de diálogo trilateral en Gibraltar que el Gobierno del PP enterró. Debemos crear entre todos un espacio común que beneficie a los ciudadanos de Gibraltar y del conjunto del Campo de Gibraltar.

-Usted ha tenido diversos y sonados enfrentamientos con el ministro de Exteriores, García Margallo. Eso es malo para las relaciones entre España y Gibraltar, pero da la impresión de que a usted le viene bien esa polémica.

-García Margallo ha hecho en democracia lo mismo que hizo Franco durante la dictadura: los dos han unido al pueblo de Gibraltar. Franco creó el núcleo de Gibraltar al cerrar la frontera y García Margallo, con sus declaraciones, se ha convertido en el gran enemigo común de los gibraltareños.

-Esa comparación parece excesiva. Franco fue un dictador y el señor García Margallo es ministro de un gobierno democrático.

-García Margallo dice las mismas cosas o peores que Franco. En la ONU, la posición del actual gobierno español es igual que la de Franco. Uno llegó por vía democrática al poder y otro por una dictadura, pero si no les gusta la comparación que cambien el discurso. ¿Cómo se puede decir que los deseos de los gibraltareños son irrelevantes para decidir el futuro de Gibraltar? Su actitud es fascista.

-No recuerdo esas declaraciones que usted atribuye al ministro. Lo que sí ha planteado García Margallo es la fórmula de la cosoberanía. Usted, por cierto, no estuvo muy fino con aquello de que "Margallo puede meterse la soberanía conjunta por donde le quepa".

-Yo no dije eso, es una mala traducción. Dije que García Margallo podía meterse la cosoberanía en su autobiografía o en otro sitio donde el sol no brille porque nadie se la va a leer.

-Es decir, que usted no dice lo que la gente entiende que ha dicho.

-No lo sé. Mire, el Gobierno de España también ha dicho que Gibraltar es un obstáculo para la comunidad internacional en su lucha contra el terrorismo, una acusación infame.

-¿Qué espera del nuevo Gobierno español que salga el domingo, si sale, de las urnas?

-Lo único que le pido al nuevo Gobierno, sea del color que sea, es que sea más benevolente con las personas del Campo de Gibraltar que vienen a trabajar a Gibraltar, que hable con Gibraltar, que impulse el diálogo. La soberanía española no se va a imponer nunca. Poniéndonos colas y dándonos palos no va a conseguir nada.

-¿Tiene usted relación con dirigentes políticos españoles?

-Con dirigentes de todos los partidos y son relaciones muy fluidas. -¿De PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos?

-Con todos. No voy a decir nombres porque parece que todo el que habla con Gibraltar se convierte en enemigo de España.

-¿Con Rajoy ha conversado?

-Desafortunadamente, no.

-¿Con Susana Díaz?

-No he tenido la oportunidad.

-Pero sí con algún antecesor de ella, como Manuel Chaves.

-Sí, cuando ya no era presidente. Y hay una buena relación con altos cargos de la Junta de Andalucía.

-¿Hay prevista alguna reunión a nivel institucional?

-Vamos a ver, no me parece prudente hablar de cosas que pueden estar en curso.

-¿Y con los alcaldes del Campo de Gibraltar? Son siete, ahí sí puede dar nombres.

-Claro. Con Juan Carlos Ruiz Boix (San Roque), con Juan Franco (La Línea) y con otros.

-El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, no está entre ellos.

-Sí, sí. Y me hice una foto magnífica con él, con la bandera del Reino Unido detrás. No sé por qué estos días no ha venido a verme.

-La verdad es que con él ha tenido algún encontronazo. Él dice que le ha invitado, pero que usted no le responde.

-Bueno, él suele decirme cosas muy bonitas en privado y luego me descalifica en público. No voy a Algeciras porque la última vez que estuve hubo un incidente muy grave en el que se puso en peligro mi seguridad [en 2013, en una charla en la Escuela Politécnica] y si el alcalde no pone medios para evitarlo prefiero no ir.

-¿Por qué no ha sido posible la puesta en marcha de la fórmula de reuniones ad hoc para tratar cada asunto por separado?

-Esa fue una propuesta que elaboré con el señor William Hague, secretario del Foreing Office, y que presentamos al señor García Margallo en abril de 2102. No nos contestó hasta septiembre de 2013. Y nos propuso una fórmula de diálogo en la que a veces nos reuníamos dos, otras cuatro y siempre en función de sus intereses.

-Pero España defiende un diálogo solo con el Reino Unido.

-Sólo en relación a la soberanía, pero hay más temas en los que hay competencias de la Junta o de los alcaldes.

-Usted alude a la necesidad de crear un espacio económico conjunto Gibraltar-Campo de Gibraltar. ¿Cómo se articularía?

-Lo que tenía previsto junto con Gemma Araujo (ex alcaldesa de la Línea) era crear una gran área logística a modo de zona franca. Era un diseño muy positivo y vamos a tratar de avanzar en ello y también con Ruiz Boix en San Roque. Si en vez de hablar de lo que nos divide hablásemos de lo que tenemos en común, a todos nos iría mejor. Algeciras tiene el mayor puerto de contenedores del Mediterráneo y nosotros el de bunkering; pronto, espero, ustedes tendrán un tren que les conectará con el resto de España y nosotros un aeropuerto, además de un estatus fiscal especial que atrae dinero de mucha gente. ¿Por qué no salimos a vender esto al mundo entero? Donde hoy hay 10.000 empleos podría haber 100.000. ¿La pelea Margallo-Picardo? Eso es una tontería. Gibraltar es una hormiga y España un gigante. Dejemos de pelearnos.

-La Hacienda española mantiene que el Peñón ingresa al año 150 millones de libras por los impuestos de venta del tabaco. Sin ese dinero, su Gobierno tendría un déficit de unos 100 millones de libras y estaría en la bancarrota.

-Y España recauda por ese mismo concepto 9.000 millones de euros. Si ya están ustedes en déficit, imagínese con 9.000 millones menos de ingresos. Todos los países pagan parte de sus servicios con los impuestos derivados del tabaco.

-El problema es que es imposible que las 90.000 millones de cajetillas que según ustedes se venden al año en Gibraltar se consuman aquí.

-¿Sabe cuántos turistas vienen cada año a Gibraltar? Doce millones. Haga la cuenta porque muchos de ellos compran tabaco. ¿Sabe usted que en Canarias o Andorra se vende más tabaco que en Gibraltar?

-¿Me quiere decir que todo el tabaco que entra en Gibraltar lo compran los turistas y que no hay contrabando?

-¿En España no hay decomisos de tabaco?

-Sí, el martes hubo uno de 43 toneladas en Córdoba.

-¿Y eso convierte a todos los españoles en contrabandistas?

-No es eso. La cuestión es que en Gibraltar entra mucho tabaco que no es consumido aquí, que deja mucho dinero y que sale por vías no legales.

-Tenemos una legislación restrictiva con el consumo de tabaco y controles superestrictos. ¿Por qué no miran ustedes su casa y controlan, por ejemplo, el tabaco de China que entra por el puerto de Sevilla?

-Otra fuente de ingresos son las casas de apuestas. ¿Gibraltar es un gran casino con grandes ventajas fiscales para ellas?

-Mire, tenemos 34 empresas y son las más importantes del mundo. Y están aquí porque tenemos un marco regulador muy duro. Nos fijamos en que funcione su plan de negocio, que las apuestas se paguen...

-Y también están porque tienen impuestos más baratos.

-No, los impuestos más baratos están en las islas del Canal de la Mancha, en Malta y en Luxemburgo. Es cierto que tenemos una base impositiva muy competitiva.

-¿Que es...?

-Del 10%. Y, además, apunte esto, tenemos el mercado de apuestas de Estados Unidos porque cumplimos con su normativa. Era un mercado muy restrictivo y, cuando se ha abierto, nosotros estábamos en la pole position. El único país del mundo que dice que Gibraltar actúa incorrectamente en relación al tabaco y las apuestas on line es España.

-Por su opacidad a la hora de dar información.

-Pero no sé por qué sostiene eso.

-¿Gibraltar facilita a España todos los datos que pide?

-Absolutamente. Cuando el señor Montoro dijo eso, le escribí una carta diciéndole que no estaba en lo cierto. No tuvo el detalle de contestarme, pero su departamento empezó a pedirnos información. Ahora estamos poniendo en marcha un sistema para compartir la información que nos atañe a unos y otros y España es de los países que más agilidad tienen. Eso no se vende porque lo que interesa es decir que todo está mal.

-¿Es partidario de eliminar cualquier barrera física entre España y Gibraltar, con independencia de las diferencias fiscales?

-Yo he sido partidario del Tratado de Schengen para la libre circulación de personas, pero creo que la situación de seguridad que padece Europa hace poco recomendable que eliminemos la frontera. Se dice que tenemos ventajes fiscales, pero lo que tenemos es un modelo fiscal propio que es el que es. España tiene las sicav para evadir impuestos o el traspaso anónimo de acciones.

-España ha intensificado su control sobre los gibraltareños residentes en España para que paguen impuestos pese a estar censados en Gibraltar. Muchos pagan el IVA y luego piden su devolución en la frontera.

-Quien resida en España debe tributar en España, sea alemán, sueco o británico. Si alguien no lo hace me parece de poca vergüenza. Me parece absolutamente correcto y apropiado que España pretenda cobrar los impuestos que correspondan a cada cual. Quienes vivimos en Gibraltar, que somos la mayoría aunque algunos digan que vivo en Sotogrande, y compramos fuera, tenemos el derecho de pedir el IVA.

-¿Cuál es su sueldo?

-Me parece que está entre 129.000 y 130.000 libras al año. No me lo puse yo, antes eran 40.000. Fue Caruana quien dijo que el ministro principal debe equiparar su salario al del fiscal general de Gibraltar. Y que quede claro que no soy yo quien decide su sueldo.

-¿Con qué frecuencia cruza usted la Verja?

-Cada vez que mi mujer decide que tenemos que hacer unas compras o mi hijo quiere ir a un parque que le guste, pero la mayor parte del tiempo lo pasamos aquí.

-¿Visita a su familia en Los Barrios?

-No voy mucho, pero tengo un contacto muy frecuente porque una de mis primas es conductora de autobús en Gibraltar. Una de las influencias más importantes que he tenido en mi vida, además de mis padres, ha sido mi abuela, una republicana barreña. Y me siento muy orgulloso de llevar sangre española en mis venas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios