Todos los cargos de IU en el Gobierno andaluz secundarán la huelga del 14-N

  • La consejera de Presidencia matiza que el resto del Ejecutivo estará en sus puestos, aunque la agenda pública estará condicionada por el paro. Valderas asegura que también debe afectar a las instituciones.

Comentarios 76

El Gobierno andaluz mantendrá su actividad durante la jornada de huelga general del día 14 de noviembre, aunque los tres consejeros de IU, incluido el vicepresidente, así como todos los cargos políticos de sus tres consejerías y los delegados provinciales, sí secundarán los paros. Es más: la federación de izquierdas considera que la huelga debe afectar a las instituciones andaluzas, porque las considera víctimas de las políticas de ajustes de Mariano Rajoy.  El resto del Gobierno, el compuesto por los cargos socialistas, carecerá de una agenda pública en lo que debe ser entendido como un claro guiño de estos representantes a los sindicatos convocantes. La consejera de Presidencia, la socialista Susana Díaz, mantuvo ayer que la "agenda no se suspende", aunque "lógicamente" no habrá visitas de los consejeros a centros o fábricas donde haya trabajadores que puedan ejercer su derecho a la huelga. El día anterior, el portavoz del Gobierno, Miguel Ángel Vázquez, había asegurado que "carecía de sentido" que el Ejecutivo de Griñán mantuviese una agenda pública durante una jornada en la que en los centros de trabajo no se iba a trabajar. Díaz matizó esta declaración, aunque, realmente, vino a explicar lo mismo: niega que la agenda se "suspenda" -no utiliza ese verbo por cuanto supone una paralización de actos previstos-, subraya que el Gobierno seguirá con su actividad, pero confirma que no habrá actos públicos.

"El Gobierno continuará su actividad, pero la sensatez indica que no es el día más adecuado para visitar una empresa donde los trabajadores están manifestando su derecho a la huelga", indicó Susana Díaz en un acto en el que acompañó al Defensor del Pueblo, José Chamizo. Ahora bien, la consejera de Fomento, así como el de Turismo y el vicepresidente Diego Valderas, todos de IU, sí dejarán de trabajar ese día porque van a estar "codo con codo" con los sidicatos UGT y Comisiones Obreras, así como con el Foro Social. Para Valderas este paro "va más allá de una tradicional huelga general para ser un paro ciudadano" que "afectará a las instituciones", ya que "el Gobierno andaluz y las instituciones andaluzas son víctimas de esta situación", en alusión a los recortes en inversiones públicas y políticas sociales. "La decisión de participar activamente en el huelga naturaliza la acción política, y la convierte en terrenal", indicó Valderas después de reunirse con los líderes sindicales, Francisco Carbonero (CCOO) y Manuel Pastrana (UGT).

Aunque el PSOE apoye la huelga, pero sus cargos públicos se mantengan en sus puestos por su responsabilidad institucional, las diferencias son palpables con sus socios de IU. No sólo es que Valderas considere que la huelga debe ser también "institucional", sino que sus parlamentarios no acudirán ese día a la Cámara andaluza y el dinero que les retraiga el grupo lo entregarán a distintos bancos de alimentos de la comunidad autónoma. IU, por tanto, no esperará a que la Mesa de Portavoces del Parlamento decida si mantiene el día 14 de noviembre como jornada de pleno, sino que se declaran en huelga. El PSOE, sin embargo, quiere que se posponga el pleno de ese miércoles al viernes al entender que ese día muchos parlamentarios tendrán problemas para ir a Sevilla y los trabajadores de la Cámara debería tener una servicios mínimos muy amplios para celebrar la sesión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios