Medio Ambiente libera 80 ejemplares de tortuga boba en Cabo de Gata

  • Proceden de huevos traídos desde Cabo Verde y que se colocaron el pasado año en estas mismas playas almerienses, donde nacieron

La Consejería de Medio Ambiente y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han liberado 80 ejemplares de tortuga boba (Caretta caretta) en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar (Almería), dentro del proyecto de reintroducción de esta especie en el litoral andaluz.

En un comunicado, la Junta informa de que los ejemplares liberados proceden de huevos traídos desde Cabo Verde y que se colocaron el pasado año en estas mismas playas almerienses, donde nacieron.

Una vez eclosionados los huevos, los técnicos del proyecto trasladaron las tortugas al Centro de Gestión del Medio Marino de Algeciras y a las instalaciones del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de la Junta en El Toruño (Cádiz).

En estos centros han permanecido durante un año y se han desarrollado satisfactoriamente, hasta minimizar los riesgos de predación que sufren los ejemplares de tortuga durante sus primeros meses de vida, explica la nota.

Con esta suelta «se da continuidad al proyecto y se mejora sensiblemente el éxito del programa de restauración de la anidación de la tortuga boba en las playas andaluzas», iniciada en 2006, explica la Junta.

La tortuga boba se encuentra en grave peligro de extinción en todo el mundo, por lo que el proyecto se va a reforzar próximamente con 500 huevos que se traerán de nuevo desde Cabo Verde.

Una parte serán depositados en distintas playas del Parque Natural almeriense y el resto serán incubados de forma controlada en las instalaciones experimentales de la Estación Biológica de Doñana en Sevilla.

Con este proyecto se pretende ampliar el área de anidación de la tortuga boba de forma significativa en las playas andaluzas con buenas condiciones de incubación.

En la actualidad, en el Atlántico oriental, desde Sudáfrica hasta Europa, esta especie sólo anida de forma relevante en una pequeña isla de Cabo Verde llamada Boavista, donde la caza sistemática de hembras y la alta mortalidad de nidos por inundación o depredación ponen en peligro la supervivencia de este único núcleo reproductor en miles de kilómetros de litoral.

El proyecto persigue la restauración de la anidación de la tortuga, con el objetivo de que nidifique de forma permanente en la costa peninsular española, convirtiéndose así en un activo ecológico que incorporar al Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios