“El PP se presentará a las municipales de 2011 con un 60 o un 70% de renovación”

  • A favor de la continuidad de Mariano Rajoy al frente del partido, defiende sin embargo cambios orgánicos y en las candidaturas populares · Su meta es lograr un escaño más en cada provincia andaluza, lo que le daría la mayoría absoluta

Comentarios 3

Algunos de sus rivales dudaban de que le quedasen fuerzas para llevar a cabo el plan que se trazó hace cuatro años, cuando regresó a la presidencia del PP de Andalucía: el 9-M culminó una primera fase en la que ha recuperado el espacio electoral perdido y reforzado la estructura orgánica del partido; la segunda da ahora comienzo con un objetivo que ya considera a su alcance: ser presidente de la Junta de Andalucía en 2012. El paso previo son los comicios municipales que se celebrarán un año antes.

–Le quedan otros cuatro años por delante.

–Al proyecto del cambio en Andalucía le quedan cuatro años y estoy convencido de que ésa es la gran virtualidad de los resultados del 9 de marzo. Y es que antes de esa fecha había quienes reflexionaban sobre la imposibilidad de la alternancia en nuestra comunidad. Ésa es una realidad cierta, con una fecha fija, el 2012. Vamos a vivir una legislatura extraordinariamente compleja y atractiva para los ciudadanos.

–¿Por qué esa complejidad?

–Porque ha aparecido el final del ciclo del PSOE y éste va intentar mantenerse en el poder con todo tipo de técnicas antidemocráticas, como ha ocurrido los últimos años con la utilización de los medios de comunicación públicos.

–¿Qué diferencias y similitudes puede haber respecto a 1994, cuando la diferencia entre PSOE y PP fue de tan sólo cuatro escaños?

–Entonces, con 41 diputados nos quedamos a 14 de la mayoría absoluta; ahora estamos a 8, lo que lograríamos en 2012 ganando un escaño más por cada provincia. Se ha acrecentado con mucho, además, el deseo de un nuevo gobierno, y el PP ha obtenido un resultado histórico, con más apoyo popular que nunca. Hemos empezado a remontar en los núcleos rurales del interior, que es donde teníamos nuestra asignatura pendiente.

–¿Va a seguir la renovación del PP en esos núcleos rurales para aumentar sus votos?

–El PP se presentará a las elecciones municipales de 2011 con un 60 ó 70% de candidaturas nuevas, lo tenemos muy estudiado. La renovación que hicimos antes de las municipales tuvo un efecto extraordinariamente importante. Abordaremos las elecciones municipales desde ya, conjuntamente con las europeas que se celebrarán el próximo año. La renovación por adición en el PP significa más apoyo de los ciudadanos.

–En las municipales de 2007 no se produjo el salto cuantitativo del PP en Andalucía que usted esperaba. ¿Le ha sorprendido que sí se haya producido en estas elecciones generales y autonómicas?

–La verdad es que no porque tiene mucho que ver con la participación, que ha sido mucho más intensa el 9-M. En las elecciones municipales tuvimos un éxito extraordinario en las ocho capitales de provincia y en ciudades muy concretas donde se había hecho un ejercicio de comunicación directa con los ciudadanos, como en Marbella, Guadix, Tomares o Motril.

–¿Qué le llevó a cambiar la doctrina de una persona, un cargo? En el grupo parlamentario del PP hay un 60 % de cargos municipales.

–Sigo defendiendo la teoría de la especialización y de la dedicación, pero hemos llevado al Parlamento responsables municipales porque eso daba mayor atractivo a nuestras listas autonómicas y porque eso significa también un impulso a las próximas elecciones municipales, porque ésta será la legislatura del pacto local.

–El PP ha ganado diez escaños, cinco del PSOE y cinco al PA. Pero, ¿cuántos votos a cada cual?

–Tenemos clarísimo que las fuentes de nuestros votos son tres: los nuevos votantes, entre los que el PP ha barrido al PSOE por el inconformismo propio de los jóvenes, que no han conocido a un presidente que no sea Chaves en toda su vida; en segundo lugar, antiguos votantes del PSOE que apoyan ahora al PP y, en tercero, muchos votantes andalucistas entre los que ha calado el andalucismo español que defiende el PP.

–¿Fue el descuelgue del PA del Estatuto lo que llevó a reclamar el voto del PA mediante esa fórmula del andalucismo español?

–Yo bebí de la fuente andalucista de don Manuel Clavero en los años 70, cuando nació la democracia en España. Siempre me he confesado andalucista y siempre he dicho que ser andalucista no es lo mismo que ser nacionalista. En las elecciones de 1994 y 1996 ya predicamos esto y ahora me parece que hay que poner mucho más énfasis porque España necesita más que nunca el liderazgo de Andalucía. El andalucismo, junto con el centrismo, serán dos de los grandes emblemas del PP para conseguir el Gobierno en Andalucía.

–En esa clave andalucista, usted ha anunciado la presentación de una ley de igualdad de derechos en el Parlamento andaluz ante las administraciones públicas. ¿Cuál será su contenido?

–Esa es una ley que pretendo impulsar porque entiendo que hay muchos españoles que no tienen los mismos derechos que otros en algunas comunidades autónomas y, desde nuestra óptica, debe tener efecto en todo el territorio nacional. Esa propuesta va a coincidir con otra de Mariano Rajoy, no sé si en el tiempo, pero sí en los contenidos, en el mismo sentido.

–¿Esa ley también será de aplicación en la Comunidad Valenciana, donde gobierna el PP, y donde también se han denunciado casos de discriminación lingüística?

–Será de aplicación en toda España, independientemente del color político de los gobiernos en cualquier comunidad autónoma. Un andaluz no puede tener menos oportunidades en España que otro español porque sólo conoce la lengua que estamos todos obligados a conocer, que es el español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios