Rajoy promete situar la renta de los andaluces en la media española

  • El presidente del PP respalda en Málaga a los 109 candidatos al Parlamento andaluz

Comentarios 33

Situar Andalucía entre las comunidades autónomas más prósperas del país y equiparar la renta de sus ciudadanos con las del resto de españoles. Éstas fueron las dos grandes promesas anunciadas ayer en Málaga por el presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, en el acto de presentación de los 109 candidatos populares de las ocho provincias al Parlamento Andaluz.

Ante un auditorio formado por más de 1.300 personas equipadas con banderas populares, españolas y andaluzas, Rajoy afirmó que "con los andaluces, que han demostrado ser buenos empresarios, buenos trabajadores, y con un Gobierno con un mínimo de sentido común y ocupado en lo que le importa a la gente, Andalucía en poco tiempo va a estar a la altura de los mejores, que es donde le corresponde estar".

El líder de los populares puso al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y a la alcaldesa de Fuengirola y cabeza de lista del PP al Parlamento andaluz, Esperanza Oña, como ejemplos de gestión. Ellos demuestran que "sabemos gobernar", aseguró.

A cinco semanas de las elecciones generales y autonómicas, el presidente popular arremetió contra la propuesta del PSOE andaluz de llevar el euskera, el vasco y el catalán a las escuelas oficiales de idiomas de la comunidad: "Hay que mejorar la educación y tomar a la gente en serio", señaló a este respecto. "Andalucía debe tener menos fracaso escolar, menos abandono. Más inglés, más nuevas tecnologías, más lenguas, más ciencias y matemáticas (...). La Educación para la Ciudadanía no le importa a nadie".

Rajoy se comprometió a trabajar desde el Ejecutivo central por revitalizar la economía, conseguir el pleno empleo y luchar contra la subida de precios y la inseguridad ciudadana que son, a su juicio, los problemas que preocupan a la gente.

En contraposición, dijo, Zapatero "está peleado con el mundo y nosotros necesitamos sosiego, paz y tranquilidad porque crea líos donde no los hay". Para los populares, el presidente del Gobierno está más preocupado en "pelearse con los obispos y aliarse con las civilizaciones, mientras los precios siguen subiendo y el paro aumentando".

Por ello, anunció que centrará su campaña y su mandato si gana las elecciones en la economía y el bolsillo de los ciudadanos. "Se encontraron una economía saneada, que crecía como ninguna, que creaba empleo como nadie y ahora es el primer país de Europa donde más han subido los precios y más cae el empleo", lamentó.

De momento, anunció que bajará el Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF), que no tendrán que pagar las personas con una renta inferior a los 16.000 euros, y que reducirá el impuesto de sociedades para que "nuestras empresas sean competitivas".

Rajoy también criticó la propuesta socialista de devolver 400 euros que, según él, sólo beneficiará a los que más tienen porque "los que ganan poco no recibirán nada", dijo. "Primero nos prohíben dar propina y ahora nos quieren dar 400 euros", ironizó.

Mariano Rajoy fue interrumpido en varias ocasiones por un auditorio entusiasta que le reclamaba entre aplausos "Mariano te necesitamos", al tiempo que le coreaban "Presidente, presidente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios