La acusación pide mantener el alejamiento para el cura Román

  • También quiere que el jefe del clan de los Romanones no se acerque ni hable a la víctima de abusos

Cuando el juez instructor del caso Romanones, en el que se investiga si un joven sufrió siendo menor de edad abusos sexuales por parte un sacerdote de la diócesis granadina, dejó en libertad bajo fianza al padre Román, también le prohibió aproximarse o hablar con el denunciante. Ahora que el juicio se acerca, la Audiencia de Granada ha preguntado a las partes sobre la necesidad de continuar con esta medida, acordada a finales de noviembre de 2014. Todas se han mostrado de acuerdo en prorrogarla otros 6 meses más. Según confirmaron ayer fuentes judiciales, las acusaciones particular y popular existentes en la causa -la primera la ejerce el denunciante, bautizado con el nombre ficticio de Daniel, y la segunda la Asociación Pro Derechos del Niño- han remitido al tribunal provincial sendos escritos en los que han pedido que se mantenga el alejamiento.

También lo ha hecho la defensa del religioso procesado, el padre Román M. V. C., que está representado por el letrado Javier Muriel Navarrete, quien indicó que también ha alegado "a favor del mantenimiento" de la medida.

Fue el pasado 20 de mayo cuando la Audiencia emitió una providencia por la que se concedía traslado a las partes "para que se pronuncien sobre la procedencia de la prórroga de las medidas de prohibición de acercamiento y comunicación del procesado con la víctima". El abogado de Prodeni Juan Pedro Oliver consideró en su escrito que "sigue siendo hoy tan prioritario como al comienzo del proceso" mantener la "protección" de la víctima, o incluso "más", dados los "graves" delitos que se están juzgando. Por su parte, el abogado de Daniel, Jorge Aguilera, confirmó ayer que él también se ha mostrado a favor de la medida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios