El alcalde de Granada prohíbe beber alcohol en la calle en el puente de mayo

  • El bando municipal afecta a las fiestas que se celebran en barrios · La 'ley seca' también se aplica en el 'botellódromo'

Comentarios 13

El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, publicó ayer un bando municipal en el que prohíbe el consumo de bebidas en los espacios públicos los días 1, 2 y 3 de mayo en toda la ciudad, incluido el botellódromo, para evitar que el macrobotellón convocado para el Día de la Cruz, el 3 de mayo y los días previos, a través del portal tuenti.com. Pero esta medida también tendrá efectos colaterales, ya que el Ayuntamiento desautorizará la celebración de fiestas en distintos barrios de la ciudad, así como la comida que celebra la CNT con motivo del Día del Trabajo.

El bando justifica la prohibición en la "necesidad de proteger la esencia de la celebración de la Fiesta de la Cruz, y por la obligación de preservar bienes superiores", y recuerda que el incumplimiento del bando acarreará las pertinentes sanciones.

Para velar por su cumpliento, el Consistorio ha previsto despliegues policiales en ocho puntos de la ciudad, entre ellos el botellódromo, y agentes de paisano vigilarán que no se beba en las calles, Además, 30 efectivos de la Policía Nacional apoyarán estas tareas y la Guardia Civil se dedicará a realizar controles de alcoholemia en los accesos a la ciudad. También se vigilarán las concentraciones de personas en las cruces con barras para que los asistentes no se dispersen con las bebidas fuera del espacio privado.

La sospecha de que se pueda convocar un botellón el día previo a la prohibición que establece el bando, el 30 de abril, no escapa a la Policía Local, que también ha previsto un dispositivo de control a partir de la tarde del miércoles. Aún así, no parece muy probable que esto ocurra, teniendo en cuenta que en vísperas del puente festivo la mayoría de los estudiantes se marcha de la ciudad.

Además de mantener la esencia del Día de la Cruz, el Ayuntamiento quiere evitar las concentraciones masivas de jóvenes en torno al alcohol. El recinto del botellódromo, además, no tiene las medidas de seguridad necesarias para una concentración de jóvenes tan masiva. "El problema no es que los jóvenes que van sean de Granada o no, sino que por motivos de seguridad el recinto no puede absorber a esa cantidad de gente", apuntó el concejal de Participación y Seguridad Ciudadana, Eduardo Moral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios