El alijo del siglo

  • Con los 2.800 millones de euros que valdrían en la calle los 5.883 kilos de coca incautados en el Puerto, el Ayuntamiento de Algeciras se financiaría durante 28 años y podrían construirse 49 hospitales como el de La Línea

Detalle de algunas pastillas de droga, con las marcas de los narcos. Detalle de algunas pastillas de droga, con las marcas de los narcos.

Detalle de algunas pastillas de droga, con las marcas de los narcos. / erasmo fenoy

El gasto del Ayuntamiento de Algeciras durante 28 años, casi 50 hospitales como el recién inaugurado en La Línea y dos veces la reivindicada línea férrea entre Algeciras y Bobadilla. Todo eso viajaba escondido en un contenedor en forma de 5.883 kilos de cocaína, camuflada bajo un cargamento de plátanos, que fue descubierto el pasado día 28 de noviembre por la Unidad de Análisis de Riesgo (UAR) de la Aduana de Algeciras, unidad formada por funcionarios de la Agencia Tributaria y agentes de la Guardia Civil. La droga, de gran pureza, hubiera costado en el mercado alrededor de 280 millones de euros. Una vez cortada y adulterada, puesta en la calle, habría dejado 2.800 millones a los narcotraficantes. Lo dicho, tanto dinero como gastará el municipio algecireño desde el próximo año hasta 2045 y lo necesario para que el SAS sembrara Andalucía de clones del hospital linense.

El alijo es histórico. Es la mayor incautación realizada por las fuerzas policiales españolas en lo que va de siglo y uno de las más importantes de Europa. También es la segunda más grande de la historia del narcotráfico en el país, sólo superada por las 7,6 toneladas que la Policía Nacional y Vigilancia Aduanera hallaron en un barco en alta mar en 1999. No hay precedentes en España de un volumen tan grande de cocaína transportada en un contenedor como el que ayer mostraron las fuerzas de seguridad en el puerto algecireño.

Todos estos datos los ofreció ayer el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en una rueda de prensa que ofreció junto a las 5.299 pastillas de un kilo, prensadas con cinta adhesiva y cada una con las habituales marcas que realizan los narcotraficantes para identificar envíos a diferentes destinos u organizaciones. Los ladrillos de coca estaban apilados en la nave del Centro de Reconocimiento no Intrusivo del Puesto de Inspección Fronteriza del Puerto de Algeciras. Zoido explicó, junto a ellos, que la droga venía de Medellín (Colombia) y los narcos iban a descargarla en Algeciras para desplazarla por carretera a El Prat (Barcelona).

La investigación está en manos del Juzgado de Instrucción número 1 de Algeciras, que trabaja en colaboración con la Fiscalía Antidroga, y sigue abierta, pero hasta el momento hay tres detenidos. Por un lado, está arrestado el máximo responsable del departamento de importaciones de bananas de la empresa importadora del contenedor que transportaba la cocaína. Esta persona se encargaba también de la compra, venta y logística de la fruta. Además fueron detenidos un ciudadano hondureño y otro portugués, ambos residentes en Barcelona, que eran personas de confianza del responsable de las importaciones y que contaban con poder de decisión en relación con la logística, venta y despacho de los contenedores de bananas procedentes de Colombia.

Explicó Zoido que la operación Nativity, que así se llama la que ha dado como resultado la incautación del enorme alijo, tiene su origen en el trabajo de la UAR de Algeciras. Los numerosos mandos policiales y aduaneros que acudieron a la presentación se mostraron muy sorprendidos por las noticias que llegaron el lunes desde Colombia y que señalaban a distintos cuerpos policiales de aquel país como responsables de la incautación. En realidad fueron los agentes españoles los detectaron un envío sospechoso en el barco Banak. Eran seis contenedores que formaban parte de la misma expedición comercial con plátanos embarcados en Colombia por una empresa hortofructícola que trabaja en la Península y otros puntos de la Unión Europea y que tiene su sede en Barcelona. Zoido relató que "la búsqueda fue muy laboriosa debido al gran volumen de contenedores de fruta que se registran en el puerto de Algeciras procedentes de África y Latinoamérica con destino a Europa". La inspección de los dos primeros cajones resultó negativa. Estaban limpios. La cocaína estaba oculta entre la fruta del tercer contenedor. Había sido colocada en las cajas de forma que los plátanos tapaban el contenido del fondo. En los tres contenedores siguientes no había fruta. En Algeciras entran cada año unos cinco millones de contenedores, explicó el ministro, por lo que la tarea de la UAR es de "una gran complejidad y requiere un laborioso proceso de investigación".

Zoido se refirió también a la aprehensión, la pasada semana en Barcelona, de 331 kilos de heroína, la mayor incautación realizada en España de esta droga, para asegura que se demuestra que "la lucha contra el narcotráfico en España da sus frutos".

El ministro felicitó a todas mujeres y hombres de la Policía Nacional, la Guardia Civil y Vigilancia Aduanera "que cada día trabajan esforzándose para evitar que entre en nuestro país la droga qyue tanto produce a quienes la consumen, a sus familias y a toda la sociedad".

Hasta ayer, en Andalucía se han intervenido 210.000 kilos de droga, lo que supone un incremento de un 20% respecto al año pasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios