300 alumnos faltan a clase por una docente "perniciosa"

  • Los padres atribuyen a la profesora conductas "violentas" de tintes racista y xenófobo · La Delegación de Educación en Granada ve "ligera" la decisión de los progenitores

Los trescientos alumnos del colegio Santo Ángel de Zújar (Granada) no asistieron ayer a clase. Los padres han tomado esta decisión como protesta por la falta de respuesta de la Delegación Provincial de la Consejería de Educación en Granada a su petición de traladar del centro a una profesora que, según los progenitores, mantiene una conducta "perniciosa" para sus hijos.

Algunas madres se concentraron ayer a las puertas del colegio con pancartas para exigir el traslado de la docente. Miembros de esta plataforma de protesta explicaron a los periodistas que el origen de las protestas está en las conductas "violentas" que tiene esta profesora, que según sostienen los padres inducen a comportamientos racistas y xenófobos en los niños. Según los padres, la Delegación de Educación tiene en su haber un informe que refleja que la docente sufre "un trastorno psicológico", pero a pesar de ello se niega a trasladarla, alegando que sobre todo priman los intereses laborales de la profesora.

Las madres también exigen el traslado del inspector de Educación asignado a este centro, por la mala gestión que según la plataforma ha hecho, al haber "ignorado" las denuncias formuladas no sólo por los padres de alumnos, sino también por la propia comunidad de docentes del centro contra la mencionada profesora.

El delegado de Educación de la Junta Granada, Antonio Lara, consideró "ligera" la actitud de los padres del colegio Santo Ángel, al tiempo que aseguró que "trabaja para buscar una solución". En declaraciones a Europa Press, el delegado explicó que la situación "no afectaba ya al alumnado" porque "no estaba impartiendo docencia directa" la profesora, que, según subrayó, "tiene unos derechos laborales y profesionales" que no se pueden obviar.

En opinión de Lara, "no nos han dejado margen para actuar" los padres que han optado por no llevar a sus hijos al centro educativo hasta que se traslade a la maestra, porque "no podemos hacer lo que nos piden", dijo. "Hasta el momento no ha hecho nada mal la docente", según Lara, si bien admitió que "ha podido tener alguna actitud negativa, pero eso no significa que haya cometido irregularidad alguna".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios