El arzobispo de Granada recurre la condena por coacciones

  • El prelado, al que el juez le obliga a pagar 3.750 euros, reitera su inocencia

El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, anunció ayer que recurrirá la sentencia que le condena al pago de una multa de 3.750 euros por un delito de coacciones y una falta de injurias cometidos contra Javier Martínez Medina, sacerdote que le denunció. A través de un comunicado, el prelado reiteró su inocencia.

El primer arzobispo español en sentarse en el banquillo dijo que respeta "escrupulosamente" las decisiones de los tribunales y que confía en la Justicia, aunque discrepa "legítimamente" de la resolución adoptada por Miguel Ángel Torres. Martínez confirmó que interpondrá los recursos aunque por respeto a los tribunales, debe abstenerse de exponer públicamente sus argumentos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios