Menos dinero para repartir

  • El posible recorte del 5% este año anticipa los ajustes del nuevo marco

Es imposible estimar ahora mismo cuál será la ficha financiera en Andalucía para los próximos años, y mucho menos cuánto ganará o perderá cada agricultor respecto al anterior marco. Eso dependerá en gran medida de la negociación tripartita que se inició el jueves entre Consejo, Comisión y Eurocámara -con tres reuniones semanales que se alargarán hasta el 20 de junio- y de una segunda parte, más complicada aún, en la que se desarrollará una negociación interna entre Estado y autonomías. Más allá de eso hay puntos que parecen claros. La filosofía de la convergencia, aunque posiblemente muy suavizada, se mantiene, lo que quiere decir que Andalucía -la comunidad que más recibe como región y por hectárea- puede registrar una cierta pérdida de rentas. Y, además, la ficha financiera para el periodo 2014-2020 disminuirá un 11% a nivel europeo -al menos esa es la propuesta de los estados- y, según los cálculos de Asaja-Sevilla, algo más de un 3% en términos constantes (teniendo presente la inflación) a nivel español. A la convergencia se le sumaría, por tanto, un menor presupuesto, lo que redundaría aún más en el perjuicio para el productor andaluz.

La propuesta por sorpresa de la UE de reducir un 5% el año que viene para toda Europa las ayudas directas que se tramitan ahora es un buen ejemplo de la tendencia al recorte. Se trata de aplicar las nuevas perspectivas aprobadas por el Consejo -pero todavía pendientes de refrendo por parte de la Eurocámara- a la actual PAC, la que se tramita ahora y se comenzará a pagar a final de año. La aplicación de la llamada disciplina financiera anticipa ya que la reforma -se suavice o no- tendrá a la tijera como inseparable compañera de viaje. Se trata de un mecanismo que está previsto desde 2003 pero que nunca se ha aplicado a nivel Europeo. La filosofía consiste en que si el gasto supera el límite fijado en el presupuesto se aplica una corrección automática que en la práctica es una rebaja de los pagos. Es posible que este recorte también se aplique por Estados, y Asaja-Sevilla calcula que en España podría superar de largo el 3%.

Recordemos que, a falta de afinar los datos, el Gobierno anunció, tras el acuerdo del Consejo Europeo sobre perspectivas financieras 2014-2020, que España logró incrementar levemente las ayudas directas, en 286 millones en todo el periodo, y las destinadas al desarrollo rural, en 238. Sin embargo, las actuaciones de mercado -que financiaron, por ejemplo, la reconversión de la remolacha y del algodón- se rebajan en 1.800 millones. Además, el Ministerio hizo sus cálculos basándose en euros corrientes, es decir, sin tener en cuenta la evolución de la inflación. En términos reales, todos los conceptos se recortan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios