"Estoy enfermando por no comer"

  • Un gaditano que cumple condena por tráfico de drogas en Santo Domingo, pide ayuda para regresar a España. Vecinos del Río San Pedro recaudan dinero para pagar un abogado

Comentarios 29

José Manuel León Bernal es un joven gaditano vecino de la Barriada Río San Pedro (Puerto Real). Uno de tantos, que vio en el tráfico de drogas el negocio del siglo. Dinero rápido y abundante a cambio de correr un riesgo que la necesidad de encontrar un salida a su precaria situación se encargó de cegar. Un error, reconocido por el joven y condenado por la justicia de República Dominicana. Es en este pequeño país caribeño donde León Bernal cumple condena desde que fue detenido en marzo del 2011 con dos kilos de cocaína, con los que intentaba salir del país. Un delito cometido por un joven del que sus vecinos dicen "era una persona muy familiar, que no se metía en líos. No nos explicamos como pudo caer en eso".

Las condiciones de la cárcel de La Victoria en Santo Domingo, son "infrahumanas". Lo relata el propio recluso desde una cuenta de facebook creada por sus amigos, y a la que, muy de vez en cuando, tiene acceso cuando otro recluso le presta su teléfono móvil. Una incongruencia dentro de una de las peores prisiones del país dominicano, pero como el propio gaditano explica "si tienes dinero en la cárcel, todo es posible". De este modo, su perfil en la red social se ha convertido en el diario de abordo de la que sin duda es, la peor historia que jamás contó. "Estoy pasando hambre y enfermando por no comer. Sólo pido a mi gente que me ayude con lo que sea". Son algunos de los gritos que lanza a la desesperada. Mensajes que atraviesan las rejas de la prisión pero que de poco sirven. Él mismo reconoce, que esa ayuda no llega. Su padre fallecía recientemente, y su madre, la poca familia que le queda, ha sido internada en una residencia de ancianos. La desesperación de León Bernal es tal que no puede ocultar sus enfadoscuando escribe mensajes como éste. "Simplemente he pedido una recarga de teléfono para poder llamar a mi madre en mi cumpleaños. Diez personas me han dicho que me la harían, pero no llega ninguna. No sabéis lo que es estar dentro y que nadie se acuerde de ti", lamentaba el joven. "Tengo que dormir en el suelo, ni tan siquiera puedo usar un colchón".

Son retales de la difícil crónica de su propia vida. Detalles de una condena, que espera cumplir en España. Para ello, un grupo de amigos del joven y vecinos de la barriada puertorrealeña del Río San Pedro, han iniciado una campaña para conseguir reunir los más de 2.000 euros que necesitan para que un abogado dominicano consiga que pueda finalizar su condena en una cárcel española. No quiere un indulto, asegura, solo poder pagar su error de la forma más digna posible, y poder ver a su madre por última vez.

El chiringuito Katanga, en el Río San Pedro, y Mr. Kebab, en la barriada de Marina de la Bahía de Puerto real, son algunos de los lugares donde han depositado huchas para recaudar el tan ansiado dinero. Un pasaporte de regreso para un joven que no pensó que su sueño caribeño se convertiría en la peor de sus pesadillas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios