A juicio por masturbar a una joven dormida en una tienda de campaña

  • El acusado, que fue invitado por un amigo de la víctima a pasar la noche con ellos en un camping de La Herradura, se enfrenta a 8 años de prisión

Comentarios 6

Ocurrió hace cinco años en un camping de la Costa Tropical. Sandra (nombre ficticio) decidió pasar un fin de semana de acampada en La Herradura (Almuñécar) junto con un buen amigo suyo de la capital, llamado José, quien a su vez invitó a un joven británico, O.H., al que Sandra no conocía. Los jóvenes instalaron la tienda de campaña y todo se desarrolló normal hasta que cayó la noche y llegó la hora de dormir. Los tres se acostaron en la misma tienda, pero en sacos separados y, ya de madrugada, presuntamente, el británico aprovechó que Sandra estaba dormida para masturbarla, una furtiva acción por la que se enfrenta a penas de 6 y 8 años de prisión.

En concreto, la Fiscalía, en su escrito de conclusiones provisionales, al que ha tenido acceso Granada Hoy, atribuye al extranjero la presunta comisión de un delito de abuso sexual con acceso carnal y solicita 6 años de cárcel, así como que indemnice a Sandra a con 3.000 euros. El mismo delito aprecia en su calificación provisional la abogada de la asociación AMUVI Yolanda Solana, socia de Litigalia, que ejerce la acusación particular en la causa y que eleva la petición de prisión a 8 años, así como la indemnización a 15.000 euros. Junto a ello, pide que se prohiba al inglés acercarse a la joven.

Los hechos, que serán juzgados el próximo 20 de diciembre en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada, sucedieron exactamente el 22 de abril de 2006, y Sandra, según precisaron fuentes judiciales, los denunció justo al día siguiente.

La chica no conocía de nada a O.H. y jamás pensó que éste fuera a hacer algo así. Por eso, cuando se acostó en su saco individual, lo cerró y se desnudó, quedándose sólo con el sujetador. Ella se tumbó en un extremo de la tienda y su amigo José en el otro. El británico, de 32 años, se quedó en medio. Los tres se acostaron, según el relato que recoge el escrito del fiscal, sobre las 00:15 horas. El episodio que puede llevar una larga temporada a prisión al inglés no se produjo hasta las 04:15 horas, cuando Sandra se despertó boca abajo, "notando que O.H. le estaba masturbando con la mano, con algún dedo metido en su vagina, atentando contra su indemnidad sexual".

Ante ello, la joven pidió explicaciones al acusado, que "con los ojos abiertos, al mismo tiempo que sacaba la mano", le dijo que pensaba que estaba dormida. A continuación, se despertó José, a quien Sandra le contó lo ocurrido. El extranjero comenzó entonces a pedir perdón y a excusarse diciendo: "No me he dado cuenta, tengo que tener alguna conexión mal porque yo no soy así".

Sandra lo echó inmediatamente de la tienda con sus pertenencias. Después, tras desayunar, la chica y su amigo se marcharon del camping, donde se quedó el acusado. Las fuentes consultadas señalaron que el británico "estuvo en busca y captura" hasta que finalmente fue localizado en su país y se le notificó el auto de procesamiento. El caso fue instruido por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Almuñécar. A consecuencia de lo supuestamente ocurrido, Sandra sufre esporádicas crisis de ansiedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios