El laberinto de la autopista Sevilla-Cádiz

  • La AP-4 vuelve a sufrir un atasco de partidos, Junta y Gobierno embroncados

La autopista AP-4 que une Sevilla y Cádiz no abandona su perfil polémico, motivo de bronca -parece que secular- entre los partidos, el Gobierno de la nación y la Junta de Andalucía. Su peaje, qué hacer con él, suprimirlo o mantenerlo, está en lo más intrincado de un laberinto. La propia autopista, más que facilitar la circulación para encontrar una solución vuelve a registrar, por enésima vez, un monumental atasco de los grupos políticos y de las instituciones.

El último ha sido con motivo de la propuesta del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, de un Pacto de Estado -otro más- para consensuar una salida al atolladero del peaje. La respuesta ha sido estridente: bocinazos en una dirección y otra, aunque mucho más virulentos los de la dirección contraria a la que conduce De la Serna.

En el caso del Gobierno autonómico, la colisión es frontal. Si el martes la propia jefa del Ejecutivo, Susana Díaz, denunció que "no hay excusas que valgan" para liberalizar la autopista, ayer fue su número dos, Manuel Jiménez Barrios, quien tildó de "indignante" la propuesta del ministro. "De nuevo se está jugando con los intereses y el futuro de los gaditanos y sevillanos". Jiménez Barrios exigió conocer con exactitud "cuándo se va a eliminar el peaje" de la AP-4. En la misma fila, el coordinador de la Interparlamentaria del PSOE y diputado por Sevilla en el Congreso, Antonio Pradas, dijo de la idea del titular de Fomento que es "una cortina de humo para tapar su incompetencia".

Desde el otro carril, tan varado como sus adversarios, terció el delegado del Gobierno, Antonio Sanz, para pedir a la Junta "más rigor y menos demagogia" en relación con la futura gestión de la AP-4. Sanz aseguró que el Gobierno "se ha comprometido a no renovar los plazos concesionales de ninguna autopista de peaje", incluida la que une Sevilla y Cádiz. "Una medida que el PSOE nunca llegó a tomar cuando gobernaba", recordó el delegado del Gobierno.

Sanz defendió el Pacto de Estado de los partidos políticos en torno a las infraestructuras en España propuesto por De la Serna, al tiempo que lamentó que el Ejecutivo andaluz y el PSOE recurran "al agravio comparativo entre comunidades" como arma de confrontación. "Deberían hacer uso de la hemeroteca", sugirió Sanz, para comprobar que el convenio del peaje de la AP-9 en Galicia "es de la época de Zapatero".

Mientras tanto, al volante de Podemos, su coordinadora en Andalucía, Teresa Rodríguez, exigió al Gobierno "el fin inmediato" del peaje de la AP-4. "No aceptamos nada que no sea el fin inmediato de la situación del peaje, no hay excusas". Esta es la posición de la formación morada, dada a conocer ayer por su líder andaluza, sobre el nuevo planteamiento propuesto por el ministro de Fomento. Rodríguez hizo hincapié en que "ya no hay caminos en los cuales el conjunto de las fuerzas tapemos la incapacidad del PP para acabar con esta situación absolutamente anómala del peaje. Vamos a exigir que se cumpla la absoluta extinción inmediata del peaje. Un pacto de Estado para que le cubramos el expediente al PP no va a encontrar en Podemos ninguna alianza", apostilló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios