Sanidad, cinco estrellas

  • Desde su apertura en 2006, el hospital de Utrera se ha convertido en pieza clave de la cobertura sanitaria de 60.000 habitantos del Bajo Guadalquivir, con un total de 1.700.000 actos asistenciales realizados.

Su ubicación, justo en el límite urbano suroeste de Utrera, puede llevar a confusión y restar, a simple vista, parte de la influencia trascendental que la apertura del Hospital de Alta Resolución de Utrera trajo para la vida diaria del municipio utrerano, y por ende para las localidades de El Coronil y Los Morales. Una influencia que ha significado para su población de referencia (60.000 habitantes en estos tres municipios) un antes y un después en su relación con el servicio sanitario andaluz, ligada durante décadas al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla y a los obligatorios desplazamientos a la capital hispalense cuando requerían de una consulta médica especializada.

Este hospital de alta resolución acaba de cumplir cinco años de frenética actividad. Un lustro de trabajo en el que se han realizado, por apuntar algunos datos estadísticos, 1.700.000 actos asistenciales, distribuidos entre el área de consultas (algo más de 292.000), urgencias (también unas 292.000), hospitalizaciones (12.000 pacientes), intervenciones quirúrgicas (13.000), estudios de imagen (más de 116.600) y pruebas de laboratorio (cerca de 747.690).

Las cifras parecen avalar la trayectoria de este joven hospital, que "ha sido aceptado satisfactoriamente por los pacientes, que han comprobado como en el 80% de los motivos más comunes de consulta han visto resueltas sus necesidades en un acto único". Con este buen ánimo se expresa Isabel Hernández Utrera, directora del hospital desde su puesta en marcha, que sitúa a la facilidad de acceso a estos servicios como la columna vertebral del funcionamiento de todo el centro.

Rápido, intuitivo

La facilidad de acceso a los distintos departamentos que componen su cartera de servicios queda reafirmado desde la propia arquitectura del edificio. Este moderno hospital construido sobre una superficie total de 7.976 metros cuadrados, se articula en espacios diáfanos en los que se apuesta por la horizontalidad (sólo tiene una planta superior) y la distribución en cuatro módulos independientes de las áreas de atención, que cuentan con sus respectivas salas de exploración anexas. De esta forma, el paciente "puede localizar con facilidad, y sin desplazamientos innecesarios, la consulta o el área a la que tiene que acudir", afirma Isabel Hernández.

Además, los engorrosos trámites que en alguna ocasión ha tenido que pasar cualquier usuario de este tipo de servicio público, "aquí quedan casi eliminados, ya que cualquiera de nuestros pacientes puede acceder, sin necesidad de cita previa y el día que lo desee, a cualquier prueba, analítica o consulta".

Esta filosofía se enmarca en el modelo de alta resolución, una nueva manera de entender la atención especializada sustentada en gestionar de una forma innovadora todas las áreas de atención, desarrollando un modelo organizativo que contempla, entre otros aspectos, la adecuación estructural, la alta disponibilidad tecnológica y, sobre todo, la actitud de trabajo en equipo orientada hacia la excelencia.

En este modelo de funcionamiento destacan, como elementos clave de trabajo, la consulta de acto único y la cirugía mayor ambulatoria, dos de los servicios más demandados a nivel social.

En la primera de estas claves (la consulta de acto único), se comprueba el alto nivel de coordinación alcanzado por los distintos profesionales del centro, ya que en el mismo día en el que el paciente acude al médico, éste consigue un diagnóstico de su dolencia, con su informe correspondiente, así como la indicación de una propuesta terapéutica. Por su parte, a través de la cirugía mayor ambulatoria se consigue que el paciente sea intervenido quirúrgicamente sin precisar del ingreso hospitalario tradicional al reducir considerablemente el tiempo de postoperatorio. En esta modalidad quirúrgica se engloban las operaciones de cataratas, hernias, varices, vasectomia o vesícula, que han supuesto la realización en este hospital de 7.750 intervenciones.

Esta dinámica de trabajo ha calado con fuerza entre sus usuarios, que no han dudado en dar una calificación sobresaliente a su metodología de trabajo. Al menos eso muestran las encuestas de satisfacción que el Instituto de Estudios Sociales de Andalucía (IESA) ha realizado en diversos centros dependientes de la Consejería de Salud, entre ellos este hospital utrerano.

Entre los resultados más destacables de este estudio destacan una satisfacción general con el servicio cercana al 95% y que más del 90% de los usuarios recomendarían el hospital. Los aspectos más valorados por los usuarios, según señalan desde el IESA, son los horarios de visita, la comodidad de las habitaciones, la calidad de la comida, la limpieza del hospital, la información suministrada por el personal sanitario, el grado de intimidad y la atención al acompañante.

Nueva filosofía

Pero, ¿cómo se consigue este grado de satisfacción? Ante todo "por el compromiso que muestran a diario los profesionales de este centro", que no dudan, señala con orgullo su directora, "en personalizar el trato al usuario, y en adaptarse de una forma polivalente a las necesidades de cada momento".

Fruto de este esfuerzo, este centro sanitario ha obtenido, a pesar de su corta trayectoria, una serie de reconocimientos o distintivos a su labor. Entre ellos, la Certificación de Calidad Avanzada tanto para el Laboratorio Clínico (departamento de Biotecnología) como para el servicio de electromedicina por parte de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía. Al mismo tiempo, está también inmerso en el proceso de acreditación de las unidades de rehabilitación, fisioterapia y traumatología, que como parte del Área de Gestión Clínica del Aparato Locomotor se encuentra ya en sus fases finales.

Además, el trabajo centrado en la seguridad del paciente le ha supuesto la obtención del Distintivo Manos Seguras del Observatorio para la Seguridad del Paciente del Sistema Sanitario de Andalucía, en relación con las buenas prácticas en la higiene de manos y la prevención de la infección nosocomial.

"Sin el compromiso de todos los profesionales de este hospital hacia este nuevo modelo de trabajo, nada de todo esto funcionaria", afirma Hernández. Una implicación que ha permitido, añade la directora del centro, "el desarrollo completo de nuestra cartera de servicios y de todos nuestros procedimientos, un hecho que nos hace disfrutar en estos momentos y sin tener un centro matriz, un detalle que no debe olvidarse, de una capacidad asistencial bastante elevada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios