La educación, vehículo idóneo para el progreso de los pueblos

  • Alcalá de Guadaíra y Castilblanco de los Arroyos han sido reconocidas por la Consejería de Educación como 'educaciudades', un galardón que premia a las mejores iniciativas educativas regionales.

Es ahora, asolados por una crisis galopante, cuando más debe acentuarse en aspectos como el educativo. La precaria situación económica suele viajar de la mano de un descenso de los valores fundamentales, y resulta necesario imponer cordura y fomentar con ahínco el devenir de la sociedad del futuro, la que formarán nuestros pequeños aún en edad escolar. Por eso, no se concibe el recorte educativo por grande que sea el déficit, sino propuestas que dispongan el desarrollo de un censo lectivo ávido de mejoras. En la dirección de iniciativas como el recién fallado premio EducaCiudad, incipiente pero ejemplar.

La Consejería de Educación ha puesto en marcha este novedoso certamen, que reconoce labores locales en materia de educación. La convocatoria, que se ha inaugurado con esta edición, premia a municipios cuyo proyecto educativo haya integrado actividades dispuestas para estimular y difundir las buenas prácticas desarrolladas desde el ámbito local para la mejora de la enseñanza.

El galardón, de rango regional, reconocerá anualmente a una decena de municipios. El pasado mes de noviembre el jurado falló, otorgando las primeras condiciones de educaciudades a dos entes locales sevillanas entre las 10 premiadas: Alcalá de Guadaíra y Castilblanco de los Arroyos. Los restantes pueblos reconocidos por su compromiso con la educación han sido Barbate (Cádiz), Lucena (Córdoba), Atarfe y Guadix (Granada), Rociana del Condado y Trigueros (Huelva) y Benalmádena y Coín (Málaga).

Con este premio, Educación busca el fomento de prácticas positivas, como la prevención del absentismo escolar, la realización de proyectos para la mejora de las competencias básicas de la ciudadanía, implicación en la lucha contra el abandono escolar y animación a la formación a lo largo de la vida, que propongan la escolarización temprana del alumnado menor de tres años o que impulsan la implicación familiar y del entorno a favor de la mejora de la educación, entre otras.

Han sido los propios pueblos quienes han presentado las candidaturas, relativas a proyectos realizados durante el pasado curso escolar. No obstante, con el fin de orientar a los municipios, la Consejería de Educación ha editado una guía para la elaboración de un proyecto educativo de ciudad que exprese el compromiso con la enseñanza y la formación.

Propuestas de Sevilla

Alcalá de Guadaíra y Castilblanco de los Arroyos han sido los dos municipios sevillanos designados como educaciudades por la Consejería. Ambas localidades presentaron el proyecto basándose en las actividades organizadas por el Consistorio y las Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos.

Alcalá de Guadaíra comparte la visión educadora del proyecto con trabajos de interés escolar. Desde 2000 forman parte de la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras, en el curso escolar 2007/2008 ya iniciaron el proyecto educativo de ciudad Movilización educativa local Alcalá Educa y en el año 2010 aprobaron el Plan Local de la Infancia 2010-2012. Avales más que suficientes que le han servido para afrontar los requisitos de un concurso que les ha reconocido. "Para optar a los premios presentamos nuestra trayectoria como ciudad educadora, con distintas actuaciones en todos los ámbitos que la convocatoria requería", explica Rosario Jiménez, técnica de educación del consistorio alcalareño. Un municipio que cuenta con un censo educativo que ronda los 14.000 alumnos en el total de las etapas de infantil, primaria y secundaria, y unos 2.000 alumnos en centros de adultos.

Algunas de los proyectos llevados a cabo e incluidos en su programa premiado han sido la Comisión Municipal de Absentismo Escolar, programa Retorno a la formación, la plataforma online Activared o el Senado Popular, entre muchos otros.

En el municipio de la Ruta de la Plata, la coordinación entre Ayuntamiento y Ampa ha funcionado a la perfección con un proyecto muy valorado por el jurado del premio. "La idea de presentarnos partió del propio Ayuntamiento. Consideramos que la educación es una prioridad, intentando formar a la población a favor de la consecución de un entorno culto, solidario y sostenible", afirma Salud Navarro, del equipo técnico de educación.

Medio centenar de proyectos transversales fueron enviados al jurado del premio. Talleres, programas, conferencias y protocolos que han mejorado ampliamente las condiciones educativas de un pueblo con un censo escolar de 811 alumnos, incluidos guardería, primaria, secundaria y centro de adultos. Algunos de estos proyectos han sido las Jornadas contra el abandono escolar, actuaciones contra el absentismo, centros de adultos y ocupacionales o las Ferias de la Ciencia y del Libro, entre otros. "El objetivo que nos marcamos con la consecución del premio es seguir en la misma línea para cumplir los objetivos marcados", añade Salud.

Un premio cuyo valor pecuniario, 10.000 euros, no es ni por asomo comparable con la satisfacción de conocer el buen camino en materia de educación. Localidades que fomentan su futuro con acciones que serán tangibles en el mañana, considerando a la educación como el mejor vehículo de progreso y desarrollo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios