Los Óscar se conjuran para evitar un nuevo fiasco

  • La organización de la gala, que se celebra este domingo, toma medidas para evitar errores como el del año pasado

Últimos preparativos para la gala de entrega de premios. Últimos preparativos para la gala de entrega de premios.

Últimos preparativos para la gala de entrega de premios.

Los Óscar de 2017 pasaron a la historia por el tremendo fiasco al anunciar el premio a la mejor película, así que los organizadores de la ceremonia de este año se han preparado a conciencia y cruzan los dedos para que no se repita este domingo un error clamoroso como aquél.

La 90 edición de los premios de la Academia de Hollywood se celebrará este domingo en el Teatro Dolby de Los Ángeles (EE.UU.) a partir de las 17:00 (1:00 GMT del lunes) con la cinta de fantasía La forma del agua, del realizador mexicano Guillermo del Toro, como favorita con trece candidaturas.

Ha pasado un año pero en Hollywood todavía se escuchan los ecos de la mayor equivocación que han vivido los Óscar en su historia, cuando en 2017 se proclamó que el musical La La Land era la ganadora del premio a la mejor película pese a que la vencedora era, en realidad, el drama independiente Moonlight.

Los últimos doce meses han sido especialmente largos para la auditora PricewaterhouseCoopers (PwC), que es la empresa encargada de recibir, contabilizar y vigilar los resultados de los Óscar y cuyos empleados fueron los culpables del error al entregar un sobre equivocado.

PwC logró mantener su contrato con la Academia de Hollywood y ha anunciado nuevas medidas de control para evitar algo similar el domingo, como la prohibición explícita a sus supervisores de que durante la gala usen sus móviles para evitar cualquier distracción.

También regresará a la ceremonia el comediante Jimmy Kimmel, cuya brillante labor como presentador el año pasado quedó empañada por el fiasco final. Todo apunta a que Kimmel recordará con humor lo sucedido en 2017, tal y como se ha visto en un anuncio previo de los Óscar en el que aparece abrumado y hundido todavía por la equivocación y recibiendo sesiones de terapia para superarlo.

"¡Y lo peor es que quieren que vuelva!", dice Kimmel en ese gag antes de que la cámara muestre a su psicólogo, que es nada menos que Warren Beatty, el actor que junto a Faye Dunaway pasó el mal trago de leer el ganador erróneo el año pasado.

En un nuevo giro irónico y para resarcir a dos leyendas del cine por un pecado que no cometieron, la Academia planea que Beatty y Dunaway vuelvan a presentar el domingo el Óscar a la mejor película, según informó el portal TMZ. Fuentes de esa publicación señalan que Beatty y Dunaway aparecieron en los ensayos en el Dolby brevemente para preparar su participación

"Presentar es mucho mejor la segunda vez", dijo Dunaway sobre el escenario. Siguiendo el tono cómico, Beatty contestó a continuación: "La ganadora es Lo que el viento se llevó".

"Sería realmente loco si algo (como el error) sucediera (este año), pero somos conscientes de que momentos inesperados pueden pasar en un show en directo", señaló a la revista People Jennifer Todd, productora de los Óscar junto a Michael De Luca.

Para anunciar los ganadores, la Academia contará con estrellas como Jane Fonda, Nicole Kidman, Matthew McConaughey, Rita Moreno, Eugenio Derbez, Lupita Nyong'o, Gal Gadot, Mark Hamill, Óscar Isaac, Lin-Manuel Miranda, Emily Blunt, Gina Rodríguez, Viola Davis, Emma Stone o la chilena Daniela Vega, protagonista de la cinta de Chile nominada al Óscar Una mujer fantástica.

México tendrá un gran protagonismo en la gala, no sólo gracias a las trece nominaciones de La forma del agua y las dos candidaturas de la cinta animada Coco de Disney, que está inspirada en el Día de Muertos.

Dado que una de las nominaciones de Coco es al Óscar a mejor canción por Remember Me, una composición firmada por Kristen Anderson-Lopez y Robert Lopez, los mexicanos Natalia Lafourcade y Gael García Bernal junto al cantante estadounidense de ascendencia mexicana Miguel se encargarán de interpretar en directo este tema.

Por otro lado, los amantes de la moda y de la alfombra roja en los Óscar miran con cierto temor al cielo, ya que en los últimos días la lluvia y las temperaturas frías, si se comparan con lo agradable que suele ser el tiempo en Los Ángeles, han sido las protagonistas. La organización, como ya es habitual, ha colocado una carpa de plástico para proteger los 275 metros alfombra roja de las posibles precipitaciones antes de los Óscar.

Con 299 medios de comunicación acreditados para no perder detalle, los Óscar de este año llegan marcados por los numerosos escándalos sexuales en Hollywood y el impulso de los movimientos reivindicativos Me Too y Time's Up, por lo que se espera que los artistas alcen su voz apoyando a las víctimas y mostrando su respaldo a la igualdad entre mujeres y hombres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios