Afronta el avispero

  • Del Nido sigue como presidente "con el apoyo del consejo, los máximos accionistas y la afición por el bien del club", mientras no sea firme la sentencia · Incertidumbre sobre las medidas cautelares pedidas

La decisión ya estaba esbozada cuando se enconó el largo proceso judicial que ha concluido con su condena a siete años y medio de cárcel, y en las últimas horas la ratificó José María del Nido después de un día muy complicado. El abogado anunció en la tarde de ayer que continuará como presidente del Sevilla mientras la sentencia no sea firme, al tiempo que avanzó que se siente inocente y por ello va a recurrir. En una multitudinaria rueda de prensa a kilómetro y pico del Ramón Sánchez-Pizjuán, en el hotel NH Central Convenciones, su primera respuesta fue clara. "Sí, voy a continuar, no voy a presentar la dimisión. Desde el punto de vista personal, la decisión que debiera adoptar es dar un paso atrás para defender mis intereses pensando en mi familia y mi despacho para presentar el recurso. Pero mientras pueda y tenga fuerzas y me lo permita la legalidad vigente en un Estado de Derecho voy a seguir como presidente del Sevilla".

Del Nido quiso apuntar que está "condenado en primera instancia". "Mientras no sea firme sigo siendo inocente de los delitos que se me imputan", dijo. El dirigente recordó que él y el consejo de administración que seguirá presidiendo ya habían previsto su continuidad. "Veníamos valorando tres posibilidades: la absolución, una condena mínima y una grave, como se ha producido, y teníamos adoptada la decisión, con el apoyo de los accionistas mayoritarios, del consejo y las personas más cercanas del club, sobre cuál sería la medida. Es una de las decisiones más trascendentes de mi vida y lo primero que ha valorado el socio 192 del Sevilla F.C., que soy yo, es si en la balanza de irme o quedarme se perjudicaba más o menos a la entidad. Al quedarme puede verse afectada la imagen de la sociedad, pero entiendo que mi posición de presidente beneficiará más a la sociedad", dijo, dejando entrever que afronta el avispero que se le presenta ahora. De momento, la Fiscalía Anticorrupción ha solicitado a la Audiencia de Málaga la adopción de medidas cautelares.

Del Nido reconoció que "la bofetada fue gorda". "En mi cabeza no cabía la condena, ni en mis defensores jurídicos. Aquí está mi abogado (Pedro Apalategui) para decir si cabía esa condena. Pero el ser humano está para cuando se cae, levantarse; el sufrimiento humano está por dentro. Si no me viera con fuerzas para demostrar mi inocencia, para recurrir la sentencia y para llevar los destinos del Sevilla, daría un paso atrás. No sé si en algún acto tendré que faltar", dijo evidenciando que su habitual omnipresencia puede verse afectada con esta espinosa situación.

Para reforzar su postura recordó que el proceso judicial ha coincidido con el mayor periodo de esplendor del Sevilla. "Esta querella criminal se puso en marcha en el mejor momento del equipo, en 2006, y en estos años el balance de mi gestión pese a sufrir este procedimiento ha sido suficientemente bueno para demostrar que puedo estar en ambos sitios", arguyó, antes de asegurar que su entorno familiar y amistoso le aconsejó retirarse: "El 90% de mi familia me aconsejó que me vaya; mis amigos, que me vaya, también. Los asesores, que me quede; los accionistas, que me quede. La decisión es difícil, pero está tomada".

El dirigente dio argumentos por los que cree que su decisión no afectará al club, porque "tiene estructuras suficientemente sólidas para aguantar sobresaltos muy importantes". Y dijo que va a seguir "con la misma ilusión, con el apoyo de la masa accionarial y la inmensa mayoría de la afición". "Tengo la suficiente fortaleza como para aguntar el tirón, levantarme, demostrar mi inocencia y seguir haciendo disfrutar al sevillismo". Y también dijo no considerarse "imprescindible", pero sí "un buen gestor". El tiempo dirá si la situación es sostenible, porque las medidas cautelares solicitadas podrían afectar a su continuidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios