sevilla f.c.

"No fue como el de Agüero"

  • Luis Fabiano dice que le dio sin querer con el brazo y se felicita de eclosionar por fin en un derbi · El paulista ya piensa en ir por el pichichi y cree estar "en el mejor momento en Europa"

Comentarios 1

A su modo, Luis Fabiano disfruta de su "mejor momento en Europa". El jugador paulista tiene una forma tan particular de ser que ni siquiera le dio excesiva importancia a marcar dos goles en un derbi, aunque se felicitó por ello. Además, sorprendió al decir que todavía hay aficionados que critican su juego y "dicen tonterías", aunque aclaró que ahora sí siente el respeto del sevillismo. Evidentemente, también tuvo que reconocer que marcó con el brazo, pero sin intención de hacerlo. "Mi gol no fue como el de Agüero", dijo, comparando el 1-0 al Betis con aquel del argentino al Recreativo en el que sacó toda la mano para dirigir la pelota hacia la portería.

"Si marcan Maradona, Messi o Agüero, es la mano de Dios. Si marca Luis Fabiano, todos dicen que es mano", decía el sevillista fuera de micrófono, medio en broma, medio en serio. Después, puntualizó sobre el gol que abrió el derbi. "Le di con el brazo, pero fue sin querer, intenté meter la cabeza y me dio en el brazo. El árbitro no lo vio y por eso fue válido. No es tan claro, el árbitro estaba tapado. Pero jugamos muy bien, fuimos superiores y creamos muchas ocasiones".

Con o sin polémica, lo cierto es que el actual pichichi de la Liga, con 12 tantos, alargó su racha ante el eterno rival y se quitó la espina de no haberle marcado nunca un gol en sus cinco comparecencias anteriores. "Esperaba marcar al menos un gol, estaba muy motivado, tenía ganas de hacerle un gol a nuestro rival. Y al final hice dos, todo ha salido como quería. Hasta ahora había jugado tres partidos, pero sólo 45 minutos, 20 y 65 -olvidando que en total ha jugado cinco en dos años, si bien es cierto que ninguno completo-. Así no tuve la oportunidad de jugar bien. Pero han llegado ahora dos y estoy muy contento. Es mi mejor momento en Europa".

Saldada esa deuda con el derbi y atravesando su mejor racha desde que, por tercera vez, juega en el Viejo Continente, ahora se plantea en serio luchar por el trofeo Pichichi, que no era su objetivo al principio de esta campaña: "El mío era hacer una gran temporada, hacer muchos más goles, pero ya que estoy aquí, vamos a tratar de pelearlo hasta el final. Quiero seguir así, con goles, con moral, con ganas, con minutos y con confianza, y así tengo que seguir, no hay que bajar los brazos".

Ésa es su intención y así lo demostró cuando, preguntado por la responsabilidad añadida que supondrá para él la larga ausencia de Kanoute y Kone, la asumió completamente: "Ahora hay más responsabilidad, pero yo estoy preparado. Los delanteros que quedamos somos conscientes de la opotunidad que tenemos".

Por último, apuntó a las posibilidades del Sevilla en la Copa ante el Barcelona: "Es un gran partido y tenemos condiciones para poder hacer un gran encuentro y ganar al Barcelona, por qué no. Jugando como el domingo tenemos muchas opciones de ganarles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios