Batacazo en el llano

  • Frágil El Betis empezó bien, pero se dejó ganar el centro del campo para pasar a merced del Levante Impotente En la segunda parte se agravó todo cuando se lesionó Caffa con los cambios realizados

Comentarios 13

Fiel a su idiosincrasia de equipo eminentemente irregular, el Betis se tiró al callejón cuando más fácil parecía todo. Fue un batacazo en toda regla y en lo más llano, ante el colista destacado, el prácticamente desahuciado Levante. Y dicho batacazo fue con todo merecimiento y con un marcador más apretado del que hubiese sido si el bilbaíno Delgado Ferreiro hubiese visto el gol de Courtois y el absolutamente legal que hizo Iborra cuando ya lucía en el electrónico el zurdazo de Pedro León que sentenciaría el pleito.

Ni siquiera los expertos en cuestiones currobéticas pensaban que la tarde iba a torcerse como se torció. Si acaso el que fuese domingo de Feria podía ponerle algo de inquietud a un compromiso aparentemente fácil. Ni siquiera los más avezados podían parase a pensar que en una tarde así podía el Betis dar una sensación tan pobre como la que dio. El rival llegaba con el ridículo bagaje de haber ganado sólo una vez fuera de Valencia y el Betis de Chaparro había encadenado un nueve de nueve que le ponía casi a salvo de cualquier percance.

Decidió Chaparro que jugase Xisco y no Odonkor e iba a ser el mallorquín el que inquietase por vez primera, y casi única, al portero levantinista. Iban sólo nueve minutos cuando un centro de Edu lo cabeceaba con intención Xisco, pero el destino no fue la red sin lo base del palo. Dominaba el Betis, pero empezó a perder la posesión del centro del campo por el viejo método de darle el balón al contrario. Tanto Arzu como, sobre todo, Capi no daban un pase en condiciones y como Sobis no ayudaba ni en la resta ni en la suma, pues el Levante fue haciéndose con la manija del partido.

Y todo a ritmo de rigodón, como si fuese un partido de solteros contra casados, como si la Feria hubiese puesto demasiado plomo en los gemelos. Tiene bastante trabajo Casto y ninguno Reina, Pedro León va dejando su tarjeta de visita en una suerte de remates con más intención que fuerza o con más fuerza que puntería. En fin que una partida asequible va encabronándose paulatinamente para el Betis y abriéndose para el desesperado Levante.

A diez minutos del descanso, todo se pone peor aún. Se lesiona Edu y sale el anunciado Odonkor, peor imposible para un equipo que no saca el ritmo adecuado por ninguna parte, que se va dejando comer la tarde y que se va al descanso con una sensación de fragilidad que luego se convertirá en impotencia. Chaparro decide dejar en caseta a Xisco en beneficio de Caffa, pero el dominio del Betis es artificioso, territorial tan sólo, nada del otro jueves.

Y con el Betis volcado y Juanito descolocado, el Levante marca por medio de Pedro León en una acción que tiene como aliada principal la falta de intensidad defensiva del Betis. Van ocho minutos de esta continuación, pero la tarde hacía muchos minutos que se le había torcido a un equipo que tenía la obligación de ganar para que la vida sea más confortable y el final de Liga no sea un nuevo calvario.

Al poco decide prescindir Chaparro del inoperante Sobis para apelar a Fernando. Un cambio inoportuno a más no poder, ya que no más producirse este relevo que colma el cupo de los reglamentados, Caffa se echa la mano al muslo y el Betis ha de afrontar los últimos veinticinco minutos con el marcador en contra y un futbolista menos en cancha.

Sigue el partido, ahora con más lógica, en manos del colista, que retrasa varios metros las líneas y que va a toparse con otra injusticia arbitral, ya que si en el primer tiempo no se había dado validez a un gol de Courtois, en el minuto 72 va a invalidar otro gol claro como el agua clara. Si el primero botó dentro de la portería tras dar en el larguero, el de ahora lo logra Iborra en posición legal tras rechazar un libre directo Casto. Fue dos minutos después de que Manuel Gaspar derribase a Fernando en el área en un penalti inobjetable.

A partir de ahí ya lo tiene más claro el Levante, que va a dedicarse a guardar la viña acumulando otro defensa, Armando, supliendo al exhausto Courtois. Y a todo esto, el Betis que con once en plenitud fue siempre a remolque de lo que quería el colista es un quiero y no puedo mientras Odonkor demuestra sus limitaciones técnicas, Pavone se mata a correr, Capi sigue conduciendo, Arzu no rompe en velocidad ni por equivocación y Caffa sufre manteniéndose en el campo sin poder casi ni andar. Al final y después de que Pavone desperdicie una ocasión buena de empatar es el propio Caffa el que está a punto de marcar en cabezazo alto.

Batacazo en domingo de Feria, algo que no es la primera vez que ocurra, pero ante el Levante, un colista destacado que llegó sin presión alguna para poderle a un equipo que se jugaba la tranquilidad y que no la ganó porque empezó con parsimonia a perder una pelea que luego se pondría imposible de todo punto. Tropiezo del Betis en lo más llano, para variar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios