Chaparro suelta lastre

  • Los cinco descartados se entrenarán hoy ya al margen del grupo, y a pleno mediodía, bajo las órdenes de Miguel Valenzuela

El Betis ya trabaja en la ciudad deportiva tras la concentración de Montecastillo. En la primera sesión de entrenamiento tras el stage en tierras jerezanas tuvo como protagonistas ni a Mehmet Aurelio ni a Emana, cuyas presencias despertaron el interés de muchos aficionados, pero la noticia no estaba en el terreno de juego sino fuera, ya que Chaparro dejó fuera a los cinco descartados.

Ya señaló el trianero que, aunque no le gusta apartar a nadie, a veces hay que tomar decisiones difíciles buscando lo mejor para el grupo. Dicho y hecho. El técnico trabajó con el grueso de los jugadores que participaron en la concentración -incluidos los canteranos-, los internaciones (excepto Sobis y Juanito) y los nuevos fichajes, dejando fuera a los señalados. Óscar López, Dani, Miguel Ángel, Juanlu y Maldonado fueron citados en el estadio para explicarles cuál será su nueva situación a partir de ahora: estarán aislados del grupo y se entrenarán a las 12:30 bajo las órdenes de Miguel Valenzuela, hora, según el club, en la que el técnico puede realizar esta labor.

La situación de éstos se hace insostenible. Lopera quiere hacer caja por los futbolistas, pero los clubes que los pretenden no están dispuestos a realizar grandes desembolsos. El Sporting y el Málaga han manifestado su interés por Maldonado y Miguel Ángel, respectivamente, pero la oferta por ambos apenas llega a los 100.000 euros. En el caso del segundo, el conjunto costasoleño espera cerrar el traspaso en las próximas horas -el acuerdo con el jugador, que firmaría por tres temporadas, es total-, aunque las condiciones de pago pueden ser un problema. El representante del futbolista, Ramón Arasa, estuvo reunido ayer con Manuel Ruiz de Lopera, quien le comentó la cifra que tendría que pagar el Málaga para dejar libre a Miguel Ángel, que además condonará la cantidad que tendría que percibir por el año que le restaba con el Betis. El problema estriba en que el Málaga pretende pagar la citada cantidad en dos plazos.

Chaparro lanzó el guante a Lopera, y éste parece recogerlo para dar facilidades a la salida de los señalados, pero no a cualquier precio. Lo que está claro es que el trianero no quiere interferencia alguna durante la preparación y que ni siquiera les dará ninguna oportunidad como se la está dando a otros con los que tampoco cuenta (como Babic o Ilic).

Y mientras los descartes conocían el oscuro futuro que se les presenta, sus todavía compañeros se daban un baño de euforia en el primer entrenamiento en Sevilla en una ciudad deportiva casi llena, que volvió a ver a Mark González y a Ricardo, de vuelta ya de sus vacaciones tras sus respectivos compromisos con sus selecciones. Ninguno habló de su situación, pero en los próximos días habrá novedades. El meta portugués no está dispuesto a que se repita la tesitura del final del año pasado, cuando Casto le privó de la titularidad, mientras que en el chileno hay varios equipos interesados, entre ellos el Benfica de Quique Flores.

Chaparro y Emana fueron los más ovacionados por una afición que vuelve a ilusionarse con su equipo tras años en los que los fichajes apenas despertaban el interés de los seguidores.

El entrenamiento supuso la puesta de largo de Mehmet Aurelio como bético, que se enfundó el número 21 de Sobis. El internacional turco, que conoció en el encuentro con el Sanluqueño a sus compañeros, se mostró activo y, como el centrocampista camerunés, muy involucrado con el grupo, que se ejercitará hoy en doble sesión otra vez. El único que no se dejó ver por la ciudad deportiva fue Odonkor. El alemán, convaleciente de su lesión, ya está en Sevilla para continuar en la capital hispalense su recuperación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios