xxxVI cross de itálica

Coe y Cheptegei brillan en Itálica

  • El presidente de la IAAF corrió la prueba popular antes de que el ugandés ganase la absoluta

  • En chicas el triunfo fue para la keniana Agnes Jebet

Coe y Cheptegei brillan en Itálica Coe y Cheptegei brillan en Itálica

Coe y Cheptegei brillan en Itálica

Con Sebastian Coe, presidente de la Federación Internacional, como maestro de ceremonia, la XXXVI edición del Cross de Itálica fue un año más una fiesta para miles de corredores, aunque especialmente para el ugandés Joshua Cheptegei y la keniana Agnes Jebet, que se fueron con su corona de laurel, cual emperadores romanos, tras ganar las carreras disputadas bajo un sol más primaveral que propio de estas alturas del invierno.

Coe, ex atleta de élite de 800 y 1.500, estrella de talla mundial en sus días de gloria, fue el gran protagonista de la jornada en Santiponce. No siempre se cuenta in situcon la presencia de una figura así que incluso se animó a disputar la prueba popular.

Pero quizá más importante era que en Sevilla se ponían las bases este fin de semana del futuro del cross mundial y había que quedar bien con el jefe, que no paró de hacerse fotografías con los aficionados todo el día y recibió en la salida de su prueba una cálida bienvenida entre los que iban a ser sus compañeros de kilómetros por un día. "Es una fantástica carrera. En un ambiente muy familiar y al mismo tiempo con un nivel muy alto. El atletismo es un deporte que todo el mundo puede practicar, no hacen falta ni caballos ni bicicletas", indicó el británico, cuyo reto es que "el cross vuelva a estar dentro del programa olímpico", algo que no ocurre desde París 1924. "Estoy aquí porque el campo a través es muy importante para mí y mi organización. Estoy muy contento de estar en un país que siempre ha sabido de la importancia del cross".

Mientras Coe se descalzaba y recuperaba el aliento tras correr junto al anfiteatro romano de un complejo arqueológico que intenta ser declarado Patrimonio de la Humanidad (marcó un tiempo de 33.04 minutos), la carrera absoluta masculina arrancó sin un favorito claro.

Con la banda sonora de Star Wars de fondo, la internacional masculina dio su salida. Cinco vueltas al circuito principal de 2.170 metros que tuvo un final disputado en el que decidió Cheptegei con un cambio de ritmo al que no pudo responder su compatriota Jakob Kiplimo ni el ugandés Salomon Barega, que encajó su primera derrota de la temporada tras venc¡er en Francia, Venta de Baños y Elgoibar la pasada semana.

Tardó la legión africana en romper la prueba. Incluso Adel Mechaal, centrado en preparar el Mundial de Birmingham del 1 al 4 de marzo, se puso en cabeza al inicio de la segunda vuelta. Ilias Fifa le cogió el testigo y aguantaron hasta bien entrado el tercer giro, cuando los africanos se pusieron serios. Un primer cambio de ritmo de Kiplimo disparó las primeras hostilidades y se quedaron delante ocho africanos. Aguantaba el tanzano Emanuel Giniki, sorpresa en un quinteto en el que faltaba el ganador del año pasado, el baharení Aweke Ayalew. Kiplimo, campéon del mundo júnior cuando tenía 16 años, no quería un final ajustado como el de la semana pasada en Elgoibar cuando claudicó ante Barega, que el sábado cumplió 18 años. Pero a ambos les salió un duro rival en Cheptegei, ese corredor que en el Mundial de Kampala en 2017 de cross fue presa de una gran pájara cuando iba primero a 1.000 metros del final y acabó entrando en la meta a duras penas. Cheptegei decidió atacar en la contrameta para ser el primero en cruzar el arco.

Antes, la keniana Agnes Jebet se impuso en la prueba absoluta femenina (25.51), por delante de sus compatriotas Lilian Kasait y Hellen Osando. Fuera del podio se quedó Ruth Jebet, ganadora hace una semana en Elgoibar y segunda en Itálica en 2017 que no pudo aguantar el tirón de la keniana. Tras una primera vuelta en la que las portuguesas Moreira y Monteiro marcaron el ritmo, en la segunda las cuatro africanas se desmarcaron. Aguantaron juntas hasta en la contrarrecta de la penúltima vuelta cuando Agnes Jebet dio un primer tirón. Su tocaya de apellido, campeona olímpica de 3.000 obstáculos en Río, no aguantó y sólo Kasait le siguió los pasos. Atrás, Trihas Gebre corría en solitario para ser la primera española, perseguida por Nuria Lugueros. Jebet aceleró en la última vuelta y alzó los brazos sin oposición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios