Fútbol l Segunda División B

Continúa sin salir del bache

  • El Betis B acumula cuatro jornadas sin ganar tras perder ante un buen Mazarrón

Comentarios 0

El Betis B volvió a tropezar y acumula ya cuatro jornadas sin conocer el triunfo. En esta ocasión, fue el Mazarrón el que doblegó a un filial que desaprovechó su ventaja inicial para acabar sucumbiendo ante un correoso equipo local.

Al cuadro verdiblanco se le puso pronto el choque de cara con el gol de Carlos Valverde cuando se llegaba al primer cuarto de hora. El punta bético ejecutó de manera ejemplar una contra realizada por su equipo. Con el marcador a favor, el conjunto de Mena impuso su ley con un fútbol de muchos quilates, dominando por completo a los locales, que fueron incapaces de dar dos pases seguidos y mucho menos de llegar al área de la portería de René. El filial heliopolitano sabía a lo que jugaba, buscando continuamente el primer toque y balones al hueco donde siempre había algún compañero dispuesto a amargar la mañana de Reyes al aficionado local, pero sin crear peligro real a excepción de la jugada del gol, y ahí fue precisamente donde los béticos empezaron a cavar su propia tumba.

Con ventaja en el marcador ante un rival que no daba signos de poder inquietar su portería, el segundo equipo bético se dejó llevar, pero lo corto del resultado presagiaba que en cualquier jugada aislada el Mazarrón podría resucitar en un partido que lo tenía perdido, y esa jugada llegó en el 40. Perona recogió un balón en el pico izquierdo de la frontal visitante, se fue de su par y sirvió un balón al área pequeña para que Carrasco, libre de marca, igualara el marcador.

Esta jugada cambió por completo la historia de un partido que hasta ese momento tenía un ganador claro. El gol del empate dio alas a los locales ante un Betis B que no fue capaz de sobreponerse a la adversidad. A partir de ahí, el Mazarrón pasó de ser dominado a dominador hasta el final del encuentro, arremetiendo contra la portería de René, que hasta ese momento estaba siendo un espectador más. Nada más comenzar la segunda mitad, Carrasco estrelló un balón en la base del poste izquierdo de la portería verdiblanca. Sólo era cuestión de tiempo que el Mazarrón se adelantara en el marcador ante un rival que no existió.

De esta forma, en el 63, Carrasco le sirvió un balón en horizontal a Perona, que desde la misma frontal armó su pierna derecha para que la pelota, tras dar en la cruceta, entrase dentro de la portería visitante. De ahí hasta el final, fue el conjunto local el que pudo lograr un resultado mayor.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios