Da poco de sí, pero es inteligente

  • Los cambios de Chaparro, sobre todo al retirar a Somoza, compusieron un Betis que perdía el centro del campo · La solvencia de los centrales evitó la derrota de un equipo que no sabe apenas atacar

El Betis se maneja con lo justo para sobrevivir en Primera División. El criterio que Paco Chaparro le ha dado a este equipo no parece suficiente para que el fútbol aflore y le conceda oportunidades de superar a los rivales, pero al menos no comete las tonterías de antaño y se va convirtiendo en un equipo cada día más coriáceo y difícil de batir. De menos a más, el equipo mostró dos caras. Una en defensa que fue mejorando con los minutos y otra en ataque muy plana, toda vez que apenas fue capaz de hacer circular el balón con claridad.

Defensa

El Valladolid abusó de la velocidad de Sisi y Jonathan Sesma, quienes incluso alteraron con éxito sus posiciones, para crearle muchos problemas al Betis por los costados de su defensa, sobre todo en la primera mitad.

Suerte el gran partido de los centrales, que barrieron todos los balones que cayeron por su zona y se anticiparon siempre a los delanteros pucelanos.

La introducción de Fernando, y el cambio de Arzu de posición, al inicio de la segunda parte, también resultó fundamental para que el equipo ganara el centro del campo y cerrara mejor.

Ataque

El Betis tuvo muy poco el balón y apenas supo qué hacer con él. Sólo mediada la segunda mitad lo hizo circular con cierta celeridad y criterio, pero su falta de pegada es alarmante. Pavone únicamente es una referencia arriba cuando el balón merodea el área. En la pelea, la pierde por alto y por bajo y el balonazo no es recurso con él en el campo. Las bandas tampoco funcionaron.

Virtudes

El buen partido de los centrales y los cambios de Chaparro, que mejoraron al equipo.

Talón de aquiles

Sin rematar a puerta es imposible ganar un partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios