Betis-deportivo de la coruña

Empate a los puntos (1-1)

  • La entrada de Pabón en el descanso enmienda un mal comienzo pero no es suficiente para ganar un partido de ida y vuelta. Sin el colombiano faltaron ideas arriba.

Comentarios 1

El Real Betis ha sido incapaz de someter al Deportivo de La Coruña en el Benito Villamarín desaprovechando una oportunidad importante de poner tierra de por medio con sus rivales en la lucha por las plazas que dan acceso a Europa. El punto sabe a poco más por la clasificación del rival que ha tenido en frente que por el fútbol que éste ha desplegado, ya que los gallegos le han jugado a los de Pepe Mel de tú a tú en un encuentro que revolucionó la entrada de Pabón al descanso y que podía haber caído de cualquier lado

Al igual que el día del derbi, el equipo verdiblanco no pudo tener un peor comienzo y desde muy pronto iba a estar obligado a remar a contracorriente. Concretamente desde el sexto minuto de juego, cuando Riki en un contragolpe prácticamente en solitario desde el centro del campo tras un córner local se deshizo fácil de Nacho saliendo hacia su pierna mala y marcaba de un derechazo a la escuadra cambiada. Poco pudo hacer Adrián, que sí sería determinante luego en otro remate del goleador deportivista y sacando un cabezazo a bocajarro en un saque de falta.

El Betis, con un juego espeso en el centro del campo y sin ideas arriba -con extremos, Molina y Rubén Castro, pero sin Pabón- no lograba parar la sangría de oportunidades de los de Fernando Vázquez, muy bien plantados en el campo, pero con problemas en la salida de pelota por la buena presión verdiblanca. Ante la falta de fluidez en el juego, la única oportunidad clara del Betis llegó en una jugada de picaresca. Una falta rápida sacada para Rubén Castro aprovechando las dudas de los locales de hacía donde había pitado el árbitro, pero el máximo goleador verdiblanco no acertó.

La frescura que le faltaba al equipo de Mel la encontró con el cambio de banda de Vadillo y Campbell a la media hora de juego. Es cierto que el Deportivo seguía llegando con peligro, pero el Betis también empezó a asustar a través de un par de faltas de Beñat al borde el área; un tiro cruzado de Campbell desde la izquierda que se fue fuera por muy poco; y una pelota que Molina se encontró en el área, pero que Aranzubia le sacó con la pierna in extremis cuando el disparo enfilaba la red. No hubo acierto y el Betis se fue al descanso en desventaja.

Los verdiblancos volvieron del vestuario con Dorlan Pabón, y el partido cambió definitivamente. El colombiano dio al equipo el dinamismo y el veneno que le faltaban arriba y pronto, tras un par de jugadas de peligro protagonizadas por él mismo con una asistencia y un tiro que se le fue rozando el palo, llegó el empate. Pero no sería él sino Molina el que igualaría el partido. Y lo hizo con un gran tanto tras recibir escorado en el área entre dos defensas, zafarse de ellos con un recorte con la pierna izquierda y batir a Aranzubia en el mano a mano con la derecha. Un gol de delantero centro.

El Betis parecía que se ponía el partido de cara con una marcha más gracias a las revoluciones aportadas por Pabón. Perquis se fue lesionado tras abortar una jugada de gol de Riki que había propiciado con un fallo en el mediocampo. También se iría Campbell desfondado algo más tarde dando entrada a Juan Carlos dejando al equipo sin cambios a falta de 25 minutos.

Los locales sacrificaron el control del partido en favor de la intensidad y el encuentro derivó en un correcalles. Un intercambio de golpes en el que el Dépor no se amilanó, pero en el que acabó firmando la tregua a falta de diez minutos para el final con la sustitución de Riki por Zé Castro a sabiendas de la pegada bética. El Betis lo intentó hasta el final con más corazón que fútbol, pero el marcador ya no cambiaría y se quedaría con un punto que no le sirve para dar el salto casi definitivo que esperaba hacia Europa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios